•   Asunción, Paraguay  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, promulgó hoy la derogación de la ley conocida popularmente como autoblindaje parlamentario, que pretendía aumentar a mayoría absoluta de dos tercios el número de votos necesarios para la pérdida de investidura de un congresista.

La Cámara de Diputados primero, y la de Senadores después, aprobaron la pasada semana esa derogación, dentro de un contexto de protestas ciudadanas exigiendo la renuncia o la pérdida de investidura de varios legisladores imputados.

La sanción de los congresistas, que pasó luego al Ejecutivo, recuperó así la mayoría simple para que se diera la pérdida de investidura (23 votos en el Senado y 41 en Diputados), en lugar de 30 y 53, respectivamente, como pretendía la normativa anterior.

Mario Abdo Benítez, presidente paraguayo

"Hemos promulgado la derogación de la ley que reglamenta la pérdida de investidura. Apoyamos la lucha contra la impunidad", comunicó Abdo Benítez en su cuenta de Twitter.

Lea: Paraguay firma con la ONU protocolo para luchar contra tráfico de armas
Lea: Gobierno paraguayo edita un cuento para niños para prevenir abuso sexual

El tratamiento en el Senado, el jueves, se produjo después de un primer punto en el que los legisladores aprobaron por mayoría la renuncia a su escaño presentada el día antes por el senador Óscar González Daher, del gobernante Partido Colorado.

Semanas antes presentó su renuncia el diputado colorado José María Ibáñez, también tras días de concentraciones ciudadanas frente a su domicilio pidiendo su salida de la Cámara Baja.

González Daher, imputado por un presunto delito de tráfico de influencias, anunció su renuncia tras una campaña de escraches (actos de repudio) ciudadanos.

Semanas antes presentó su renuncia el diputado colorado José María Ibáñez, también tras días de concentraciones ciudadanas frente a su domicilio pidiendo su salida de la Cámara Baja.

También: Trabajadores paraguayos piden frente al Congreso rechazo de ley de jubilación

Ibáñez había reconocido un delito de corrupción durante la anterior legislatura y, al igual que González Daher, fue reelegido en las generales de abril.