•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estas son las principales etapas del caso Serguei Skripal desde el envenenamiento del exagente ruso y su hija Yulia, el 4 de marzo, en Reino Unido.

El ataque en Salisbury

El 4 de marzo, Skripal, de 66 años, y su hija, de 33, son hallados inconscientes en un centro comercial de Salisbury (sur de Inglaterra). Son hospitalizados en estado grave, igual que el policía que entró en contacto con ellos.

Este excoronel del servicio de inteligencia ruso había sido condenado en su país en 2006 por "alta traición", acusado de vender información a los británicos.

En 2010 se benefició de un intercambio de prisioneros organizado entre Moscu, Londres y Washington, y se instaló en Inglaterra.

El 7 de marzo, la policía revela que Skripal y su hija fueron envenenados por un compuesto altamente neurotóxico. Según las autoridades británicas, es un producto neuroparalízante de la familia "Novichok" procede de un programa químico nuclear soviético.

Londres acusa, Moscú se indigna

El 12, la primera ministra británica Theresa May acusa a Moscú, la "única explicación plausible". Moscú rechaza las acusaciones y habla de "provocación".

Estados Unidos apoya a Londres, seguido poco después por Francia y Alemania.

El 14 Gran Bretaña anuncia represalias contra Rusia, y la expulsión de 23 diplomáticos rusos.

El 15, Londres, Paris, Berlín y Washington acusan a Moscú en una declaración conjunta.

Al día siguiente el gobierno británico considera "extremadamente probable" que el presidente ruso Vladimir Putin haya personalmente "ordenado" el envenenamiento, acusación "imperdonable" según Rusia.

Réplica rusa

El 17, víspera de la elección presidencial rusa, Moscú anuncia a su vez la expulsión de 23 diplomáticos británicos, el cierre del British Council y del consulado británico en San Petersburgo.

Putin, una vez reelecto, califica las acusaciones occidentales de "disparate".

Expertos en armas químicas

El 20, expertos de la Organización para la prohibición de armas químicas (OPAQ) llegan a Reino Unidos para recoger muestras del veneno utilizado.

Moscú afirma el 21 que el envenenamiento de Skripal es o un "ataque terrorista" o una puesta en escena de Londres.

Expulsiones cruzadas

El 26 y 27 de marzo, Washington y 18 países de la Unión europea (UE), además de Ucrania, Canada, Noruega y Australia anuncian la expulsión de 122 diplomáticos rusos, entre ellos 60 "espiás" en Estados Unidos.

El 29 y 30, Moscú replica con medidas idénticas sobre un número equivalente de diplomáticos de estos estados.

Entretanto el estado de Yulia Skripal "mejora rápidamente" según el hospital, pero su padre sigue en estado crítico.

Sin pruebas

El 3 de abril el laboratorio británico de Porton Down admite no tener pruebas de que la sustancia utilizada provenga de Rusia. El Kremlin insta a Londres a "presentar disculpas".

El 4, Moscú acusa a los servicios secretos británicos y estadounidenses de haber envenenado al exagente.

Otros dos casos

La policía anuncia el 4 de julio que dos británicos hallados en estado crítico a 15 km de Salisbury --donde Skripal y su hija fueron envenenados en marzo-- estuvieron expuestos al mismo producto neurotóxico, el Novichok. "No hay prueba" de que el hombre y la mujer, Charlie Rowley y Dawn Sturgess, ambos de 44 años, "fueran objeto de algún ataque".

"Es el mismo agente, los expertos determinarán si viene del mismo lote" dice la policía.

La policía antiterrorista se encarga de la investigación, igual que en el caso Skripal, aunque de momento no hay vínculo establecido entre los dos casos.

Dawn Sturgess, de 44 años, fallece el domingo 8 por la noche. Charlie Rowley, de 45 años, sale del hospital el 20 de julio pero vuelve a ser ingresado a finales de agosto por problemas de visión.

La primera ministra Theresa May dice estar "horrorizada y conmocionada". La policía británica abre una investigación por asesinato.

Orden de arresto europea

El 5 de septiembre, la policía antiterrorista británica anuncia una orden europea de detención contra dos rusos sospechosos del envenenamiento, Alexander Petrov y Ruslan Boshirov.

La policía advierte que se puede tratar de seudónimos y hace un llamamiento para identificarlos. También presenta una reconstitución de los hechos y del recorrido de los dos sospechosos, entre su llegada al Reino Unido desde Moscú, el 2 de marzo, y su vuelta a Rusia el 4 de marzo.

Tras el anuncio Rusia denuncia la "manipulación de la información" y asegura no saber quienes son los dos sospechosos.

Theresa May reitera sin embargo sus acusaciones contra Rusia, asegurando que los dos sospechosos actuaban a las órdenes de los servicios de inteligencia del ejército ruso (GRU).