•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La tormenta tropical Gordon tocó tierra en la noche del martes en la costa estadounidense del Golfo, dejando un niño muerto y miles de personas sin electricidad.

La tormenta golpeó en el límite entre los estados de Alabama y Misisipí, con vientos de 112 km/h, que luego perdieron algo de intensidad.

Las autoridades habían declarado el estado de emergencia en ambos estados así como en la ciudad de Nueva Orleans, devastada en 2005 por el huracán Katrina.

El niño murió en Pensacola, Florida, cuando un árbol cayó sobre una casa rodante, informó el Servicio Nacional de Meteorología.

Gordon dejó asimismo sin energía a unos 24,000 abonados en Alabama, Florida y Misisipí, según los medios.

Hacia las 09H00 GMT, la tormenta tropical se ubicaba a unos 30 kilómetros al sureste de Hattiesburg, en Misisipi, con vientos máximos sostenidos de 65 km/h, y moviéndose tierra adentro mientras se debilita rápidamente.

Pese a ello, el peligro de fuertes lluvias e inundaciones se mantenía. Gordon se trasladaba hacia el noroeste a una velocidad de 22 km/h y se adentraba este "miércoles sobre el valle del río Misisipi", precisó el Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami.

Una segunda tormenta, Florence, se convertía en huracán categoría 2 en el Atlántico, con vientos sostenidos de 165 km/h, aunque lejos de zonas pobladas.