•  |
  •  |
  • AFP

Las graves inundaciones en el norte y nordeste de Brasil y las fuertes sequías que azotan regiones del sur y sudeste son una alerta sobre los efectos de los cambios climáticos, afirmó hoy el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en su programa radial. "La evaluación es que alguna cosa nos está llamando la atención, para que tomemos más cuidado con el planeta Tierra", dijo Lula en su programa 'Café con el presidente', al analizar la dramática situación, en particular las inundaciones en el norte y noreste que dejan un saldo de 44 muertos.

Lula recordó que mientras en estados del nordeste del país el número de personas que debieron abandonar sus casas a causa de las inundaciones ya asciende a 180.000, en los sureños estados de Rio Grande do Sul y Santa Catarina el principal problema es la fuerte sequía.

Brasil "siente los cambios que ocurren en el mundo, cuando hay fuerte sequía donde nunca la hubo, o cuando llueve demasiado en lugares donde antes no llovía", sostuvo. "Yo, que ya viví en barrios que se inundaban, sé lo que es ver la casa llena de agua", señaló. Lula ya sobrevoló varias de las regiones inundadas en el norte del país y esta semana visitará zonas en el sur azotadas por la sequía.

Las lluvias en los estados del norte y nordeste provocaron que 126.376 personas tuvieran que ser realojadas en instalaciones públicas, en tanto 57.249 son hospedadas por familiares o amigos, según defensa Civil.