elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

La periodista irano-estadounidense, Roxana Saberi, declaró "estar bien" tras ser liberada hoy en Teherán después de que la justicia iraní redujera su pena de ocho años de cárcel a dos en suspenso por espionaje para Estados Unidos. "Estoy bien, no quiero hacer comentarios pero estoy bien", sostuvo Saberi al salir de la cárcel de Evin, antes de abandonar el lugar en automóvil junto a su padre, Reza Saberi.

"Su pena fue reducida a dos años en suspenso", dijo uno de sus abogados, Salahe Nikbajt, al tiempo que su otro abogado, Abdolsamad Joramshahi, explicó que "de ella depende si quiere, o no, irse del país". Una fuente judicial confirmó que "es libre de hacer lo que quiere como cualquier ciudadano que disponga de un pasaporte, puede ir y venir a su antojo".

Reza Saberi dijo a la cadena estadounidense CNN que quería llevar a su hija a Estados Unidos "lo antes posible". La periodista, de 32 años, fue condenada por el Tribunal Revolucionario el 13 de abril a ocho años de prisión por espionaje para Estados Unidos, en un juicio a puertas cerradas. La condena había provocado numerosas exhortaciones a su liberación, en particular del presidente estadounidense, Barack Obama.

La audiencia de apelación tuvo lugar ayer. El mismo día, Joramshahi había declarado que su clienta había sido condenada en primera instancia por "cooperación con un Estado hostil", según el artículo 408 del código penal, que prevé una pena de uno a diez años de prisión. Pero "el veredicto del primer tribunal fue anulado con el argumento de que Estados Unidos no es un país hostil con respecto a Irán", explicó luego Nikbajt. Según él, la pena decidida en el juicio de apelación se justificó por el hecho de que "su clienta presentó documentos secretos".

Detenida a finales de enero en Teherán, la periodista había iniciado un huelga de hambre el 21 de abril para protestar contra su condena. Había durado unas dos semanas. Según ella, fue engañada por los investigadores para que confesara a cambio de la promesa, no cumplida, de que sería liberada rápidamente.

Roxana Saberi nació y creció en Estados Unidos. Es iraní por parte de su padre, que obtuvo la nacionalidad estadounidense. Pero Irán no reconoce el principio de la doble nacionalidad. Colaboraba con varios medios de comunicación extranjeros desde Teherán, hasta que las autoridades le sacaron su carné de prensa en 2006.

Poco después de su condena, el presidente ultraconservador, Mahmud Ahmadinejad, y el jefe del poder judicial, el ayatolá Mahmud Hachemi Shahrudi, habían pedido al tribunal revolucionario que estudiara de cerca la apelación de la sentencia. Los tres jueces obedecieron la consigna y dedicaron más de tres horas a la sesión, mientras que el juicio en primera instancia había durado menos de una hora.

Esto ocurre en momentos en que el gobierno estadounidense realiza varios gestos de apertura hacia la República islámica para recomponer el diálogo interrumpido desde hace casi treinta años, después de la revolución de 1979.