•   San Juan, Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El primer centro para mujeres víctimas de violencia doméstica en Puerto Rico se ubicará en Ponce, municipio del sur de la isla, un lugar concebido para ofrecer servicios destinados a superar secuelas físicas y psicológicas causadas por el maltrato.

El Gobierno de Puerto Rico informó hoy a través de un comunicado de que la primera dama, Beatriz Rosselló, anunció que el proyecto Casa Mujer tendrá su primera sede en Ponce, gracias a la colaboración con la organización sin fines de lucro MedCentro.

"Casa Mujer será un programa impulsado por nuestra oficina con el que queremos garantizar los derechos fundamentales de las mujeres puertorriqueñas mediante servicios especializados como la atención integral a la violencia de género, la mejora económica y la promoción de sus derechos", sostuvo la primera dama.

También: Portman lleva a Venecia Vox Lux un reflejo de la violencia en la sociedad

"Además, contaremos con un área de atención infantil para que los hijos sean atendidos mientras sus madres reciben los diferentes servicios", añadió.

Las víctimas participantes serán atendidas por personal calificado que dará seguimiento a cada caso de violencia que llegue al centro a solicitar servicios. Archivo/END.

Dentro de cada sede de Casa Mujer, proyecto adscrito a la Oficina de la primera dama, se contará con la participación de varias agencias del Gobierno de Puerto Rico y otras organizaciones que brindarán apoyo.

Lea: Ajedrez, la metáfora de la sociedad con la que ecuatoriana combate violencia
Lea: Familiares de desaparecidos denuncian el "terror, barbarie e impunidad" en México

Las víctimas participantes serán atendidas por personal calificado que dará seguimiento a cada caso de violencia que llegue al centro a solicitar servicios.

Las víctimas participantes serán atendidas por personal calificado que dará seguimiento a cada caso de violencia que llegue al centro a solicitar servicios. Archivo/END.

La alcaldesa de Ponce, María Meléndez, expresó que se siente honrada de que la primera dama haya elegido esa ciudad "como pionera en el desarrollo de este emblemático proyecto de justicia social. Definitivamente es muestra de su sensibilidad y su compromiso con servir de puente para que otras mujeres logren sus metas".

Los constantes incidentes de violencia doméstica en Puerto Rico demuestran la necesidad de continuar desarrollando proyectos innovadores para que las mujeres se preparen, conozcan los ciclos del maltrato y sepan a dónde acudir a buscar ayuda, indica el comunicado.