•   Washington D.C, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Pentágono está planificando una respuesta ante un posible ataque con armas químicas por parte del Gobierno sirio contra la provincia de Idleb, último bastión de la oposición, informaron hoy medios locales.

"El presidente (Donald Trump) espera que tengamos opciones militares en caso de que se empleen armas químicas", declaró este sábado el jefe del Estado Mayor Conjunto del Ejército de EE.UU., el general Joseph Dunford, a un grupo de periodistas que le acompaña estos días en su viaje por Afganistán.

El militar aseguró, asimismo, que el Departamento de Defensa mantiene informado en todo momento al mandatario de las novedades que se están produciendo en la región ante un posible ataque de las fuerzas gubernamentales, que ha encendido todas las alarmas en la comunidad internacional por sus repercusiones humanitarias.

También: El Pentágono y la Universidad de Texas buscan diseñar al soldado del futuro

Diversos informes vienen apuntando en los últimos días la posibilidad de que el Gobierno sirio opte por emplear armamento químico en la ofensiva, una afirmación que ha sido rechazada por el Kremlin, que incluso ha llegado a entregar a la ONU supuestas pruebas de que se trataría de un montaje.

Este jueves, EE.UU., Francia y Reino Unido advirtieron a Al Asad de que tomarán medidas, posiblemente militares, si utiliza armas químicas en su ofensiva contra la provincia de Idleb, tal y como han hecho en otros lugares durante el curso de la guerra.

Lea: Autor del ataque a candidato en Brasil enviado a un penal de máxima seguridad
Lea: La ONU alerta que ataques contra niños en Yemen son cada vez más frecuentes

En este sentido, Dunford reconoció que las Fuerzas Armadas estadounidenses "han reforzado" su presencia en el paso fronterizo de Al Tanf, entre Siria e Irak, por si finalmente es "necesaria" una respuesta militar.

En abril, EE.UU., en coordinación con Francia y el Reino Unido, lanzó un centenar de misiles contra instalaciones sirias tras acusar al régimen de un ataque químico en la ciudad de Duma.

Un año antes, Washington ya había bombardeado bases sirias en respuesta a otro supuesto uso de armas químicas, entonces en la localidad de Jan Shijún.