•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil denegó el lunes un pedido para extender el plazo de sustitución del encarcelado expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva como candidato a las elecciones de octubre, que vence el martes.

La presidenta del TSE, Rosa Weber, consideró que la demanda "no se justifica" y confirmó que el Partido de los Trabajadores (PT) tiene hasta las 19H00 (22H00 GMT) del martes para sustituir el nombre del líder de la izquierda, favorito en los sondeos hasta su exclusión de la contienda el 1º de setiembre.

Una campaña surrealista y unas elecciones imprevisibles en Brasil

Si no cumple ese plazo, el PT podría quedar fuera de la contienda.

El candidato del PT a la vicepresidencia, Fernando Haddad, visto por muchos como el potencial reemplazo de Lula, visitó este martes al expresidente (2003-2010) en la cárcel de Curitiba (sur), donde cumple una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Fernando Haddad, visto por muchos como el potencial reemplazo de Lula. AFP/END.

La expectativa entre allegados de Haddad es que en esa reunión, que se desarrollaba por la mañana, Lula zanje la cuestión de su sustitución, indicaron fuentes del PT.

Invalidación de la candidatura de Lula obliga al PT a redefinir su campaña

El directorio nacional del partido se reunirá el martes en Curitiba.

La candidatura de Lula fue invalidada por la llamada "Ley de Ficha Limpia", que determina que ningún condenado en segunda instancia puede presentarse a cargos electorales.

Los abogados de Lula pretendían que el plazo que expira el martes se extendiese hasta el 17 de septiembre, cuando el TSE debe zanjar la totalidad de los casos relacionados con los comicios, veinte días antes de la primera vuelta del 7 de octubre.

Lula tensa la cuerda desde la cárcel y arriesga en la Justicia

Weber también resolvió enviar al Tribunal Supremo Federal (STF) un recurso de Lula que busca dejar sin efecto la invalidación de su candidatura.

Pero es muy poco probable que el STF decida antes de este martes, cuando vence el plazo para nombrar al sustituto de Lula.

Simpatizantes de Lula. AFP/END.

El expresidente, de 72 años, fue condenado como beneficiario de un apartamento en el litoral paulista ofrecido por una constructora a cambio de mediaciones para obtener contratos en Petrobras.

Lula enfrenta otras cinco causas penales, pero se declara inocente en todas y denuncia una persecución judicial y mediática para evitar que vuelva al poder.