•   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Francisco instó a la iglesia de Venezuela a seguir ayudando "al pueblo que sufre", en particular a los que emigran, al término de una reunión en el Vaticano con los 42 obispos de ese país, azotado por una grave crisis social y económica.

"La palabra que llevamos del papa en el corazón es la de mantener la cercanía con los que más sufren (...) y activar nuestras diócesis para atender las necesidades", aseguró a la prensa monseñor José Luis Azuaje, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, al término de la reunión.

 Lea: EE. UU presiona en la ONU para aislar “régimen corrupto” de Maduro

El papa, que conversó por casi dos horas con los obispos venezolanos, que celebran después de nueve años la tradicional visita "ad limina" al pontífice y al Vaticano, los invitó también a "desprenderse de las propias categorías" y a trabajar "hacia el futuro", dijo.

El religioso, que en julio denunció la "perversa ideología" del gobierno socialista de Nicolás Maduro, que ha dejado a niños y ancianos desnutridos, generado la hiperinflación, y varias oleadas de personas obligadas a salir del país, evitó emplear esos términos ante la prensa en Roma.

 De interés: EEUU dice en la ONU que corrupción en Venezuela amenaza la paz regional

"Hay un quiebre del alma del pueblo venezolano", aseguró el religioso al describir la crisis social y económica de su país.

"Podemos estar o no de acuerdo con el sistema político, lo importante para nosotros es salvaguardar la libertad del pueblo venezolano, promover su dignidad y defender los derechos humanos", resumió Azuaje, arzobispo de Maracaibo.

 Además: Otro grupo de venezolanos abandona Brasil tras linchamiento de inmigrante

"Que haya un desarrollo humano sostenible en el tiempo, en el que todos tengan cabida, que haya participación", añadió.