•   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Francisco regaló hoy 40.000 crucifijos a los fieles congregados en la plaza de San Pedro para el habitual rezo dominical del Ángelus.

"Hoy, dos días después de la fiesta de la Santa Cruz he pensado regalaros a quienes estáis aquí un crucifijo", dijo Francisco, que mostró el objeto desde la ventana del Palacio Apostólico.

También: "Ningún sitio donde rezar", se quejan los católicos chinos

"Os invito a aceptar este regalo y a ponerlo en vuestra casa, en la habitación de los niños o de los abuelos. No es un objeto ornamental, sino un símbolo religioso para contemplar y rezar".

Tras finalizar el Ángelus unas 300 personas, entre ellos pobres, gente sin techo, religiosos y voluntarios distribuyeron las cruces entre la multitud congregada en la plaza. EFE/END.

El pontífice subrayó que "es un regalo de papa" y advirtió a todos de que "no hay que pagar. Si alguien os dice que paguéis es un timo".

Tras finalizar el Ángelus unas 300 personas, entre ellos pobres, gente sin techo, religiosos y voluntarios distribuyeron las cruces entre la multitud congregada en la plaza.

Lea: Papa Francisco pide a políticos que sean responsables ante desafíos como la inmigración
Lea: Tres papas en tres meses y la elección de Juan Pablo II hace 40 años

El crucifijo, en metal plateado y que se entregó dentro de una bolsa transparente, va a acompañado de una tarjeta con una frase en tres lenguas pronunciada por el papa Francisco en el via crucis de la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil en 2013: "en la cruz de Cristo está todo el amor de Dios, está su inmensa misericordia".