• Saná, Yemen |
  • |
  • |
  • EFE

Naciones Unidas trabajan para abrir un puente aéreo médico con el objetivo de trasladar a los enfermos yemeníes más graves y que sean tratados fuera de las zonas que controlan los rebeldes chiíes hutíes en el Yemen.

"El objetivo es ayudar a los pacientes que sufren cáncer, enfermedades crónicas o anomalías congénitas para que reciban el tratamiento que ellos necesiten", indicó en un comunicado difundido hoy el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el Yemen, Nevio Zagaria.

El Consejo de Seguridad pide investigación "creíble" del bombardeo en Yemen

El representante espera que "el primer vuelo esté preparado lo antes posible" en el que un ochenta por ciento de los enfermos a bordo son "mujeres y niños", apuntó, aunque no reveló desde qué lugar serán trasladados ni dónde serán tratados los pacientes.

La coalición árabe liderada por Arabia Saudí, y que lucha desde marzo de 2015 contra los hutíes en el Yemen, es quien controla el espacio aéreo del país.

"Una compañía internacional independiente has sido contratada para revisar los historiales médicos de los pacientes que son seleccionados para asegurar que ellos son aptos para el servicio. El puente aéreo operará por un periodo de prueba inicial de seis meses", aseguró la OMS.

Rebeldes yemeníes inician cese el fuego para facilitar el trabajo de la ONU

Según Zagaria, "los civiles que se beneficiarán son aquellos que padecen leucemia, tumores en fases iniciales, cáncer cervical y de tiroides, así como los pacientes que necesitan radioterapia y trasplantes de médula ósea y riñón".

El pasado 15 de septiembre, la coordinadora humanitaria de la ONU para el Yemen, Lise Grande, inició conversaciones con las autoridades en Saná para que permitan el traslado médico de aquellos pacientes que se encuentran en estado crítico.

 Un niño empuja una carreta repleta de botellas vacías mientras pasa por delante de carteles con imágenes de soldados hutíes presuntamente caídos en batalla. EFE/END.

Esta decisión se produce en un momento en el que el enviado especial de la ONU para el Yemen, Martin Griffiths, se encuentra en Saná para reunirse con la delegación hutí, una semana después del fracaso de las consultas de paz en Ginebra entre las partes del conflicto civil debido a la ausencia de los insurgentes.

El papa anima al diálogo contra la guerra y la carestía en Yemen

El Yemen es escenario de una guerra desde finales de 2014, cuando los rebeldes hutíes, apoyados por Irán, tomaron Saná y provincias del norte y el oeste del país y expulsaron al Gobierno de la capital.

El conflicto se recrudeció en marzo de 2015 con la intervención de la coalición árabe, apoyada por Estados Unidos. Según la ONU, el Yemen sufre la peor crisis humanitaria en el mundo, ya que 22 millones de personas, es decir el 75 % de la población, requieren de algún tipo de asistencia y protección humanitaria.