• Moscú, Rusia |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente ruso Vladimir Putin anunció el lunes un acuerdo con Recep Tayyip Erdogan para la creación a partir del 15 de octubre de una "zona desmilitarizada" bajo su control en la región de Idlib, el último bastión rebelde de Siria.

"Decidimos crear a lo largo de la línea de contacto a partir del 15 de octubre de este año una zona desmilitarizada de 15-20 kilómetros de largo", declaró el presidente ruso después de una reunión con su homólogo turco en el balneario ruso de Sochi.

Civiles cavan refugios en la provincia siria de Idlib

"Unidades del ejército turco y de la policía militar rusa controlarán" esta zona desmilitarizada, agregó el presidente ruso. Las armas pesadas "de todos los grupos de la oposición" deberán haber evacuado esta zona para el 10 de octubre, señaló.

Según Putin, este acuerdo ofrece "una solución seria" que permite "avanzar en la resolución de este problema".

"Estoy convencido de que con este acuerdo hemos evitado que se produzca una gran crisis humanitaria en Idlib", declaró por su parte Erdogan durante la conferencia de prensa tras el encuentro entre ambos jefes de Estado.

Putin y Erdogan abordarán mañana en Sochi la situación en Siria

"Rusia tomará las medidas necesarias para asegurar que no se produzca ningún ataque contra la zona de desescalada de Idlib", destacó.

Por su parte, el ministro ruso de Defensa Serguéi Shoigú indicó a las agencias rusas que este acuerdo permitirá evitar un asalto sobre el último bastión rebelde de Siria.

Presidente ruso Vladimir Putín junto al presidente turco Recep Tayyip Erdogan. AFP/END.

La región de Idlib, controlada en un 60% por el grupo yihadista Hayat Tahrir al Sham (HTS), compuesto en su mayoría por la exrama de Al Qaida en Siria, está bajo la amenaza de una vasta ofensiva de las tropas de Bashar al Asad.

Pentágono planea respuesta ante un ataque químico en provincia siria de Idleb

Rusia, el más fiel aliado del régimen de Damasco, es el más proclive a una ofensiva, mientras que Turquía, apoyo de los llamados "moderados", se opone.

Las divergencias entre Turquía y Rusia sobre el destino de Idlib estallaron durante la cumbre de Teherán el 7 de septiembre, que concluyó sin alcanzar ningún acuerdo.