• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • EFE

Los candidatos a la Presidencia de Brasil serán monitoreados por GPS para reforzar su seguridad durante el resto de campaña electoral para los comicios de octubre, según anunció hoy el ministro de Seguridad Pública, Raul Jungmann.

"Vamos a saber en línea lo que estará pasando, donde hay conflictos, donde hay necesidad de que esté la Policía Federal. Vamos a colocar GPS acompañando a todos los candidatos presidenciales. Vamos a saber donde se encuentran", afirmó Jungmann en una rueda de prensa.

Lea: Una campaña surrealista y unas elecciones imprevisibles en Brasil

El ministro se reunió hoy con la presidenta del Tribunal Superior Electoral (TSE), la jueza Rosa Weber, quien dirigirá desde ese órgano el proceso electoral que se celebrará en el país el próximo 7 de octubre.



De acuerdo con Jungmann, el aparato GPS estará en poder de agentes de la Policía Federal, responsables por la seguridad de los aspirantes presidenciales, o de algún integrante del equipo de campaña de los candidatos.

Lula tensa la cuerda desde la cárcel y arriesga en la Justicia

La herramienta funcionará vía satélite y permitirá un desplazamiento más rápido de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para aquellos locales donde más se necesite.



La iniciativa forma parte del centro de control e inteligencia, impulsado para vigilar los eventos relacionados con las elecciones, que se presentan como las más inciertas de las últimas décadas en el gigante suramericano.

El PT inscribe la candidatura del encarcelado expresidente Lula

El Gobierno brasileño espera que este nuevo centro de inteligencia se inaugure apenas una semana antes de la primera vuelta.

Superado ya el primer mes de campaña, la carrera presidencial de la que surgirá el sucesor del presidente Michel Temer ha estado marcada por la inhabilitación del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, preso y condenado por corrupción, y el apuñalamiento que sufrió el ultraderechista Jair Bolsonaro en un mitin.

El PT moviliza a sus seguidores por la improbable candidatura de Lula en Brasil

La candidatura de Lula, encarcelado desde abril pasado, fue vetada por el TSE en base a normas que impiden que condenados en segunda instancia, como es su caso, puedan postularse a cargos electivos y se produjo en el momento en el que lideraba los sondeos con casi el 40 % de los apoyos.



Bolsonaro permanece hospitalizado desde el pasado 6 de septiembre mientras se recupera de las "graves lesiones" sufridas en el aparato intestinal tras ser apuñalado por un hombre durante un acto de campaña en el municipio de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais (sudeste).

El carismático Lula desea volver al ruedo para evitar aislamiento en prisión

Sin Lula en la carrera presidencial, el aspirante ultraderechista lidera con el 28,2 % de las intenciones de voto, seguido de Fernando Haddad (17,6 %), quien asumió la semana pasada como candidato del Partido de los Trabajadores (PT) después de que el exmandatario renunciase por estar inhabilitado.