• Buenos Aires, Argentina |
  • |
  • |
  • EFE

La industria argentina se encuentra en sus niveles más bajos desde el cambio de gobierno hace casi tres años por la caída del consumo y la falta de financiación, entre otros factores derivados de la crisis económica, un mal momento que solo se ve atenuado en parte por la devaluación del peso.

Desde que Mauricio Macri llegó a la Casa Rosada, a finales de 2015, hasta agosto de este año, la actividad industrial cayó un 5,9 %, según datos oficiales, que situaron en menos del 60 % el uso de la capacidad instalada en julio, frente al 71 % de hace tres años, lo que supone una capacidad ociosa demasiado elevada que puede poner a los rubros más vulnerables al borde del cierre.

Con una inflación disparada (para este año se prevé que supere ampliamente el 40 %) y una política de contención de salarios, el consumo interno caerá en 2018 un 3,4 %, de acuerdo con las proyecciones -generalmente optimistas- del Gobierno, una tendencia que golpea con fuerza a la industria nacional, en la que las exportaciones suponen una baja proporción.

También: El Gobierno argentino dice estar "cerca" de cerrar el Presupuesto de 2019

Daniel Funes, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA, una de las patronales más importantes del país), señaló a preguntas de Efe el escaso acceso al crédito como otro de los aspectos que frenan la producción.

Mauricio Macri, presidente de Argentina. Archivo/END. Para intentar contener la inflación y la fuga de capitales, el Banco Central fijó recientemente los tipos de interés en el 60 %, una tasa que encarece la financiación hasta niveles inasumibles para buena parte del tejido empresarial.

En cuanto a la política comercial de apertura de Macri, que suscita el apoyo de la mayoría de expertos por sentar unas bases que permitan un mayor crecimiento en el futuro, en el corto plazo aún no ha dado sus frutos; las importaciones han aumentado a un ritmo mayor al de las exportaciones y la balanza comercial ha profundizado su déficit.

A todo ello se han sumado otros factores que han lastrado el desempeño de la industria, como la caída económica de Brasil, el principal destino de las manufacturas argentinas, o una de las peores sequías en las últimas décadas, que ha dejado este año unos pobres números en los sectores ligados al campo, como aceites y harinas, de gran peso en la producción del país.

Frente a este panorama, uno de los puntos en los que se puede apoyar el sector para su recuperación es la competitividad que aportará en el plano internacional la devaluación del peso -el dólar ha repuntado desde el comienzo de este año un 100 % con respecto a la moneda local-, en opinión de Marcelo Elizondo, director de la consultora DNI.

Elizondo explicó que el principal sector exportador argentino es el de la industria automotriz, pero en él la ventaja cambiaria se puede ver diluida porque tiene mucha dependencia de insumos importados, y su principal comprador es Brasil, cuya moneda también se ha depreciado recientemente.

Lea además: Kirchnerismo dice que Macri es la "verdadera tormenta que castiga" Argentina

Las industrias de menor dimensión, muchas de ellas nacionales, de divisiones como químicos, plásticos o aparatos eléctricos, con una estructura de un número alto de empresas pero una baja exportación, que se dirige hacia toda Latinoamérica, pueden verse en cambio muy beneficiadas, porque no tienen tantos componentes importados.

También en la agroindustria el analista ve un gran potencial, ya que trabaja con materia prima del país y exporta a mercados como Europa y Asia, por lo que la baja de costes medida en dólares es más significativa y le suma una mayor competitividad.

Pero en medio de un contexto de recesión y de ajuste fiscal, el Gobierno ha adoptado medidas como una bajada del 66 % de los reintegros a las exportaciones y la generalización de las conocidas como "retenciones" a la exportación, con un importe de entre 3 y 4 pesos por dólar (entre el 7,5 % y el 10 %, según al tipo de cambio actual), que moderan el posible crecimiento en este ámbito.

De interés: Macri afirma su equipo no es "perfecto" pero sí honesto y con buena intención

Por otro lado, la fuerte caída del peso impactará limitando las importaciones, un hueco que puede ocupar la producción local.

Pero más allá del empujón que pueda obtener por la devaluación, las previsiones de la industria para los próximos meses son negativas, y "solo el tipo de cambio no resuelve el problema", como subrayó el vicepresidente de la UIA.

El sector difícilmente podrá volver a carburar hasta que no haya una reactivación de la economía, algo que el consenso de los economistas no espera hasta bien entrado el próximo año.