• Nueva York, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • EFE

La ONU abrió hoy una cumbre sobre la paz dedicada a la memoria del expresidente sudafricano Nelson Mandela, defendiendo que su legado supone una "luz de esperanza para un mundo desgarrado por los conflictos y el sufrimiento".

"Fue un líder que nos enseñó que es posible perdonar, que es posible que la reconciliación y la paz primen sobre el odio y la venganza", destacó la presidenta de la Asamblea General de la ONU, María Fernanda Espinosa, en el discurso de apertura.

Decenas de jefes de Estado y de Gobierno intervendrán a lo largo del día en esta cumbre, que conmemora el centenario del nacimiento de Mandela, y que sirve como el pistoletazo de salida a la semana de debates que los líderes mantienen esta semana en Nueva York.

Los 193 países de la ONU adoptarán hoy una declaración política en favor de la paz, un documento no vinculante en el que reiteran su compromiso con la paz global y los derechos humanos.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, defendió que el expresidente sudafricano "personificó los valores más altos de la ONU" y luchó por "una sociedad democrática y libre en la que todas las personas vivan juntas en igualdad y armonía".

"Hoy, con los derechos humanos bajo una creciente presión alrededor del mundo, nos iría muy bien reflexionar sobre el ejemplo de este hombre excepcional", apuntó Guterres.

El diplomático portugués abogó por "enfrentar a las fuerzas que nos amenazan con la sabiduría, el valor y la fortaleza que Nelson Mandela personificó". "Mandela fue un ciudadano global cuyo legado debe continuar guiándonos", recalcó.