elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Los muertos por gripe porcina en México pasaron a 60 luego de confirmarse dos fallecimientos más, mientras que las personas contagiadas suman 2.386, informó hoy en rueda de prensa el ministro de Salud mexicano, José Angel Córdova. "Tenemos 2.446 casos confirmados hasta ayer después de procesarse casi 9.000 pruebas (...) tenemos 60 defunciones confirmadas que corresponden al 2,5% de los contagios" y 2.386 pacientes que han sobrevivido al virus H1N1, causante de esta enfermedad, explicó Córdova.

El funcionario aseguró que se confirma la curva descendente en el número de contagios y fallecimientos y reiteró que en la mayoría de los sitios turísticos de México ya no hay casos de gripe porcina, por lo que "no existe riesgo para los turistas". Explicó que en los sitios vacacionales como Cancún (este) se confirmaron siete casos, en Acapulco (sur) ocho y en Huatulco dos (sur), si bien aseguró que la mayoría de ellos se registraron hace casi dos semanas.

UE y Grupo de Río aplauden enormes esfuerzos de México
La UE y el Grupo de Río, cuyos cancilleres se encuentran reunidos hoy en Praga, estimaron, en una declaración conjunta, que la "rápida respuesta" a nivel nacional e internacional a la gripe A dio "sus primeros resultados positivos" y felicitaron a México por sus "enormes esfuerzos" para contener la propagación del virus", según la nota.

México dio cuenta hoy al resto de países del Grupo de Río y a los europeos las medidas acometidas para proteger a su población e impedir una extensión masiva al exterior del virus H1N1. En su declaración, los cancilleres expresaron su "preocupación ante la amenaza" de la gripe A y "su solidaridad con los países más afectados, en particular, México".

La Unión Europea (UE), por su parte, "reiteró su disponibilidad a examinar (...) los mejores medios para proveer asistencia en la lucha contra el brote", pero no anunció ningún tipo de medida concreta al respecto. Ambos bloques se limitaron a hacer un llamamiento para mantener un espíritu "de solidaridad global", reafirmando su confianza en la cooperación que mantienen los gobiernos nacionales con la Organización Mundial de la Salud (OMS).