•   Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los candidatos a la Presidencia de Brasil se ofrecieron hoy a "unir Brasil" en medio de creciente polarización entre el progresista Fernando Haddad y el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien no participó en el penúltimo debate antes de las elecciones del próximo 7 de octubre.

El laborista Ciro Gomes, el socialdemócrata Geraldo Alckmin, la ecologista Marina Silva y el exministro de Hacienda Henrique Meirelles presentaron un discurso similar en el primer bloque del debate e insistieron en la necesidad del diálogo con la sociedad brasileña.

Gomes, tercero colocado en las encuestas con un 11 % de intención de voto, aseguró que Brasil vive una "compleja crisis" y volvió a resaltar su experiencia política y su "capacidad de diálogo" para poner fin a la "radicalización".

Lea además: Simpatizantes expresan apoyo al candidato ultraderechista brasileño Bolsonaro

En la misma línea, el abanderado del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), en cuarto lugar con un 10 % de las simpatías, recordó que Brasil enfrenta una "semana decisiva" y expresó su rechazo a los "radicales" de izquierda y de derecha.

Los candidatos presidenciales (i-d) Cabo Daciolo, del partido Patriotas; Ciro Gomes, del Partido Democrático Laboralista (PDT); Marina Silva, del partido Rede, y Guilherme Boulos, del partido Socialismo y Libertad (PSOL). EFE/END.

"La mitad no quiere ni a uno, ni el otro. Voy a trabajar para unir Brasil. Los radicalismos puede aumentar el desempleo y dificultar la retomada del crecimiento brasileño", subrayó Alckmin, quien celebró la marcha impulsada el sábado por mujeres de todo Brasil contra Bolsonaro.

El candidato ultraderechista, líder en los sondeos con un 28 % de intención de voto, no participó en el debate, el cual se celebró un día después de recibir el alta después de tres semanas hospitalizado al sufrir una puñalada durante un acto de campaña el pasado 6 de septiembre.

También: Un Brasil fracturado dirá si quiere elegir al ultraderechista Bolsonaro

En segundo lugar en las encuestas se sitúa Fernando Haddad, sucesor de Luiz Inácio Lula da Silva en la disputa y quien hoy resaltó el legado de su padrino político, preso por corrupción desde el pasado abril.

"Lula fue el mayor estadista de la historia" del país, aseguró Haddad, candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

La formación de izquierdas recibió duras críticas por parte de la ecologista Marina Silva, exministra de Lula, que también arremetió contra Bolsonaro en su primera intervención en el debate de la televisión Record.

De interés: Cientos de brasileños protestan en París contra el ultraderechista Bolsonaro

"El PT y Bolsonaro son cabos electorales, uno del otro, y nosotros tenemos que combatir el autoritarismo", sostuvo Silva, quinta en los sondeos.

Y agregó: "Yo puedo unir Brasil".

Meirelles, por su parte, apostó por "las políticas de entendimiento" y se presentó como un político con trayectoria "capaz de conversar con todos los sectores".

"El odio no crea empleos, la venganza solo crea destrucción, necesitamos política de entendimiento", puntuó el abanderado del partido del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), quien tiene menos de un 3 % de apoyos.