•   Ciudad de México, México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La oficina en México del alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) denunció hoy que, 50 años después de la matanza estudiantil en Tlatelolco, no ha habido una investigación "adecuada" y sus responsables no han sido sancionados.

Comisión de verdad sobre Ayotzinapa no será vinculante, dice futura ministra

"La ONU-DH reitera el firme llamado al Estado mexicano, ya realizado por otros mecanismos internacionales de derechos humanos, para garantizar los derechos a la justicia, la verdad y la reparación integral", afirmó la oficina en un comunicado.

El presidente electo López Obrador dice reformará el Ejército para evitar masacres como la de 1968. EFE/END.

El 2 de octubre de 1968, el Ejército disparó contra un mitin estudiantil que se celebraba en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, dejando cientos de víctimas mortales, de acuerdo con testigos, si bien esta cifra continúa siendo incierta medio siglo después.

La ONU-DH instó a la sociedad mexicana a "mantener viva la memoria acerca de lo sucedido" y extraer de ello lecciones para garantizar "que nunca más vuelvan a repetirse hechos tan trágicos".

El representante del organismo en México, Jan Jarab, afirmó que la causa de los derechos humanos en este país no se puede explicar sin el movimiento estudiantil.

Comisión de DD.HH de México condena asesinato de periodista en Chiapas

"En una parte considerable, los ámbitos de libertad que hoy se respiran en el país son legatarios del movimiento de 1968", apuntó.

La oficina, que dijo sentir todavía una "profunda consternación" por la matanza, dejó constancia de su "aprecio" por el "despertar cívico" que en 1968 "denunció la arbitrariedad gubernamental, apeló a la rendición de cuentas y luchó por construir un país democrático".

Asesinatos en México aumentan 15 % en primeros ocho meses de 2018

El movimiento estudiantil de 1968 estalló en verano de ese año en protesta por la represión del Gobierno contra movimientos sociales y se caracterizó por semanas de huelgas universitarias y masivas manifestaciones.

La matanza del 2 de octubre se dio apenas diez días después de la inauguración de los Juegos Olímpicos en México y aplastó militarmente el movimiento, si bien este, hoy en día, sigue inspirando las grandes protestas sociales en México.