•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El fujimorismo, que enfrenta un cisma y la amenaza de que su fundador Alberto Fujimori vuelva a prisión, sufrió una derrota en los comicios regionales y municipales del domingo en Perú, su peor resultado electoral desde 2001.

El partido Fuerza Popular (derecha populista) que lidera Keiko Fujimori, la hija del expresidente de ancestros japoneses, perdió las tres gobernaciones que había ganado en 2014, además de la anhelada alcaldía de Lima, principal plaza electoral, dos años después de conseguir una alta votación en los comicios presidenciales y legislativos.

 Lea: Corte Suprema de Perú rechaza suspender el reingreso en prisión de Fujimori

Keiko, quien libra una disputa con su hermano Kenji por el legado político de su padre, había recorrido en las últimas semanas las regiones donde su partido llevaba candidatos a gobernador.

En Lima, su candidato apenas logró el 2,7% de los votos.

"Es el mayor fracaso de Fuerza Popular, venía de las presidenciales con casi el 50% del voto y logró la mayoría aplastante en el Congreso" en 2016 con 72 de 130 legisladores, dijo a la AFP el analista Luis Benavente, director de la consultora Vox Populi.

"Fuerza Popular tenía que haber hecho un mejor papel en estas elecciones", a pesar del desgaste sufrido en el último tiempo por las disputas de Keiko con Kenji, las acusaciones de corrupción o de autoritarismo en el Congreso.

El expresidente Fujimori (1990-2000), de 80 años, permanece internado en una clínica desde hace cinco días en calidad de detenido y bajo custodia policial, después de que la justicia anulara el indulto que recibió en diciembre mientras cumplía una condena d 25 años de cárcel por crímenes contra la humanidad.

La derrota fujimorista "es una de la expresiones más claras del desastre naranja" (color del partido), escribió el analista Augusto Álvarez Rodrich en su columna en el diario La República.

- Salpicados por Odebrecht -

Estas elecciones también fueron un castigo para los partidos involucrados en el escándalo de corrupción de la constructora brasileña Odetrecht.

Ninguno de ellos logró ganar gobernaciones regionales ni alcaldías provinciales, solo alcaldías distritales.

"Es un castigo de los ciudadanos a la corrupción", afirmó Benavente.

Los otros partidos afectados son el Aprista (socialdemócrata) del expresidente Alan García (1985-1990 y 2006-2011) y Peruanos por el Kambio de Pedro Pablo Kuczynski, quien renunció a la presidencia en marzo pasado acorralado por denuncias de corrupción.

 De interés: Anulación de indulto a Fujimori se ajusta a la ley, afirma Human Rights Watch

En Lima ganó con el 36,84% el abogado Jorge Muñoz, del partido centroderechista Acción Popular, con larga tradición en Perú.

Le siguieron el general retirado Daniel Urresti con 19,38% y Renzo Reggiardo con 8,86%, abanderados de nuevas agrupaciones, informó el órgano electoral.

Muñoz, de 56 años, pertenece al partido fundado por el extinto presidente Fernando Belaúnde Terry (1963-1968, 1980-1985), que en las últimas elecciones había perdido apoyo pero que no enfrenta investigaciones por corrupción.

"Muñoz (...) empezó abajo en las encuestas porque era poco conocido, pero tenía los mejores elementos para crecer ya que dejaba la alcaldía limeña de Miraflores con una aprobación de entre 60% y 70%", dijo a la televisión Alfredo Torres, director de la encuestadora Ipsos.

Fue un debate de televisión el que definió la alcaldía de Lima.

Hace solo tres semanas Muñoz figuraba en el cuarto lugar en los sondeos, pero gracias al debate televisivo desplazó al favorito Reggiardo, quien se negó a participar en la mesa de discusión.

Lo anecdótico de los comicios fue el triunfo de Hitler Alba Sánchez en un distrito andino de 3.181 habitantes.

 Además: Fujimori dice que si vuelve a prisión será "una condena a muerte"

La candidatura del "Hitler de los Andes" estuvo a punto de naufragar tras un recurso presentado por el ciudadano Lenin Vladimir Rodríguez Valverde, en lo que parecía una parodia de la historia entre el fascismo y el comunismo.

- Activista antiminería gana gobernación -

Los movimientos regionales y municipales lograron una mayoría de las plazas con una variedad de candidatos, muchos de ellos con la promesa de luchar contra la corrupción, uno de los males del país.

"Los partidos políticos fueron avasallados por los movimientos regionales porque no lograron mantenerse en las regiones, no tuvieron alternancias de dirigentes, tampoco una propuesta coherente para cada región", dijo Benavente.

Uno de estos casos ocurrió en Puno (frontera con Bolivia), donde la gobernación la consiguió el aymara Walter Aduviri, un polémico activista contra la minería que protagonizó en 2006 una violenta protesta contra un proyecto minero.