• Lima, Perú |
  • |
  • |
  • EFE

El fiscal peruano que solicitó la detención por diez días de Keiko Fujimori, principal líder de la oposición, reconoció hoy que ha pedido escolta y seguridad a la Policía Nacional del Perú (PNP) para él y su familia.

A su salida de la sede de la Fiscalía, el fiscal contra lavado de activos José Domingo Pérez admitió al Canal N que la Policía está evaluando la posibilidad de resguardarlo por estar en mitad del foco de la opinión pública, donde el fujimorismo lo culpa de la detención de su líder. "Ya se conversó con la Policía, con el departamento correspondiente. Van a tomar las providencias correspondientes", comentó Pérez.

El fiscal fue citado hoy por la Comisión de Defensa del Congreso, junto con el Fiscal de la Nación (fiscal general), Pedro Chávarry, para que este jueves explique los comentarios que hizo durante una reunión en México sobre los grupos terroristas Sendero Luminoso y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).

Pérez ha sido cuestionado por medios locales y congresistas del partido fujimorista Fuerza Popular y del Partido Aprista Peruano (PAP), que lidera el expresidente Alan García, por haber señalado que ambas agrupaciones eran "guerrillas", cuando en Perú se les considera terroristas.

Al respecto, el congresista aprista Jorge del Castillo, que preside el grupo de trabajo legislativo señaló que Pérez "debe dar explicaciones sobre un tema que linda con apología al terrorismo". "Es una situación inaceptable. El Perú merece una explicación", insistió el legislador contra el fiscal que investiga casos de corrupción vinculados a los casos Lava Jato y Odebrecht en los que están implicados, entre otros, Keiko Fujimori y Alan García.

Pérez se defendió hoy de la acusación y enfatizó que sus declaraciones fueron "sacadas de contexto" y no declaró "nada que pueda ofender" la memoria de su país "respecto a la guerra subversiva y terrorista que hubo en agravio de todos los peruanos".

Por su parte, Keiko Fujimori cumplió hoy su quinto día de detención preliminar en la prefectura de la Región Policial de Lima donde siguió recibiendo las visitas de su abogada, Giuliana Loza, de su asesor Pier Figari, y de algunos de sus congresistas.

Keiko Fujimori al momento de su detención. EFE/END.

El Poder Judicial fijó para este miércoles la audiencia en la Sala Penal Nacional de la apelación presentada por Fujimori contra la detención por diez días que dictó el juez Richard Concepción Carhuanho, del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional, a petición del fiscal Pérez.

Keiko fue detenida este miércoles por diez días en medio de una investigación por un presunto lavado de activos en la financiación de su campaña para las elecciones presidenciales de 2011, donde aparentemente enmascaró un millón de dólares recibido por Odebrecht.

La investigación se centra en los presuntos aportes irregulares de Odebrecht y los cócteles organizados por su partido, Fuerza Popular, para recaudar fondos para la campaña de 2011, galas en las que el partido político aseguró haber recaudado más de 2,1 millones de soles (unos 630.000 dólares).

Sin embargo, la Fiscalía no pudo hallar a las personas que participaron en estos actos, por lo que sospecha que esos cocteles nunca pudieron acumular dicha cantidad en donaciones e infiere que 500.000 dólares son parte del dinero que Odebrecht afirmó haber entregado para su campaña.