• Londres, Inglaterra |
  • |
  • |
  • EFE

El Gobierno del Reino Unido colaborará con Interpol en la creación de un programa piloto para evitar que criminales sexuales accedan a trabajar en el sector de la ayuda humanitaria, anunció hoy la ministra británica de Desarrollo Internacional, Penny Mordaunt.

El programa incluirá un registro global, en el que colaborarán diversas agencias de seguridad, que podrán consultar las organizaciones no gubernamentales para comprobar los antecedentes de posibles trabajadores.

También: Weinstein se libra de uno de los seis cargos de delitos sexuales en su contra

Bautizado como Operación Soteria, en referencia a la diosa griega de la seguridad, este programa incluye el despliegue de equipos de especialistas en África y Asia para reforzar los canales para compartir información entre los países miembros de Interpol.

El programa es bautizado como Operación Soteria, en referencia a la diosa griega de la seguridad. Archivo/END

"Nuestro mensaje a los depredadores sexuales que utilizan el sector como una tapadera para sus crímenes es el siguiente: Vuestro tiempo se ha terminado", dijo la ministra británica en un encuentro internacional celebrado en Londres sobre prevención de la explotación sexual.

Lea: La OMS pide el fin de las pruebas de virginidad

El secretario general de Interpol, Jürgen Stock, afirmó por su parte en ese comunicado que una parte fundamental de la misión de la organización policial es "proteger a los miembros más vulnerables de la sociedad de los más peligrosos".

Jürgen Stock, secretario general de Interpol. EFE/END

"Esto es especialmente importante cuando depredadores sexuales intentan abusar precisamente de las personas -ya sean hombres, mujeres o niños- a los que supuestamente deben proteger de los peligros", agregó Stock.

De interés: Guatemala hizo hasta septiembre 2.493 análisis de violación a menores 14 años

La polémica sobre los abusos cometidos por miembros de organizaciones humanitarias se abrió en el Reino Unido después de que el pasado febrero se revelara que trabajadores de Oxfam explotaron a mujeres poco después del terremoto que devastó Haití en 2010.