• Jerusalén, Israel |
  • |
  • |
  • EFE

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el vicepresidente chino, Wang Qishan, de visita oficial en la zona, participaron hoy en Jerusalén en el comité de innovación que celebran ambos países cada año para impulsar proyectos de cooperación.

Durante el encuentro, se firmaron ocho acuerdos en los sectores de ciencia y tecnología, ciencias de la vida, innovación, salud digital y agricultura, además de un plan de acción 2018-2021 para avanzar en estos campos.

"El crecimiento sostenido tanto de nuestros países como de nuestras economías requiere dos cosas: innovación y escala. Es la combinación de las dos lo que da el mayor efecto y la mayor eficacia. La combinación de tecnología israelí e innovación con la industria china, experiencia, innovación y mercados es muy poderosa", defendió Netanyahu.

"Hay una asociación natural entre nosotros. Queremos expandirlo en beneficio de nuestros dos pueblos", afirmó Netanyahu. EFE/END

El Comité de Cooperación para la Innovación, que se celebra alternativamente en Pekín y Jerusalén, contó con la participación de una delegación china, con ministros y viceministros de trece departamentos.

Siete compañías chinas han abierto centros de innovación y desarrollo en Israel en los últimos tres años y varias empresas están involucradas en proyectos de infraestructura estratégica en el país.

"Hay una asociación natural entre nosotros. Queremos expandirlo en beneficio de nuestros dos pueblos. Queremos expandirlo en beneficio de toda la humanidad", afirmó el jefe de Gobierno israelí.

Wang Qishan llegó el lunes a la región, en la que es la visita de mayor alto rango a Israel en dieciocho años. EFE/END

Netanyahu expresó su confianza en estas relaciones: "Creo que nuestra cooperación no tiene límites. Se extiende a los campos de la ciencia, el espíritu empresarial, los intercambios culturales, la investigación y más".

Wang Qishan llegó el lunes a la región, en la que es la visita de mayor alto rango a Israel en dieciocho años.

El primer ministro palestino, Rami Hamdala, recibió ayer al vicepresidente chino en la ciudad cisjordana de Ramala y pidió que Pekín desempeñe un papel mayor en el proceso de paz, actualmente estancado y en el que los palestinos han descartado a Washington como mediador.