•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, afirmó hoy en Tiflis que Estados Unidos no prevé aplicar sanciones adicionales contra Moscú por "la ocupación de los territorios georgianos" de Abjasia y Osetia del Sur tras la guerra de 2008.

"Contra Rusia ya fue impuesta una serie de sanciones, parte de las cuales siguieron a la guerra de 2008", dijo Bolton en rueda de prensa tras reunirse con el primer ministro georgiano, Mamuka Bajtadze.

El asesor del presidente Donald Trump respondía así a una pregunta sobre si Washington adoptaría nuevas restricciones contra Moscú por los resultados del conflicto bélico que acabó con el reconocimiento de la independencia de las repúblicas separatistas de Abjasia y Osetia del Sur por parte de Rusia.

Al mismo tiempo, Bolton dijo desconocer si ese tema será incluido en la agenda de los presidentes de EEUU y Rusia durante su próxima reunión en París el 11 de noviembre.

John Bolton, asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca. Foto: EFE/END

"Se trata de un acto dedicado al centenario del fin de la Primera Guerra Mundial. El encuentro (entre ambos mandatarios) será muy breve", explicó al tiempo recordó que Putin está invitado a EEUU, donde está previsto un día entero de negociaciones.

Con todo, el diplomático calificó de "productivas y positivas" los encuentros con las autoridades de Georgia, la última escala de su gira que le llevó previamente a Rusia, Azerbaiyán y Armenia.

Por su parte, el primer ministro del país caucasiano aseguró que con la llegada de Trump a la Casa Blanca las relaciones entre Tiflis y Washington alcanzaron su nivel de desarrollo "más alto" y abarcan todos los ámbitos.

John Bolton, asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca. Foto: EFE/END

Bajtadze agregó que durante la visita de Bolton las partes abordaron "todos los asuntos sensibles" para Georgia, incluida "la catástrofe humanitaria en los territorios ocupados" por Rusia y "las iniciativas de paz de Georgia frente a los desafíos que afronta".

Rusia reconoció la independencia de Osetia del Sur y Abjasia tras derrotar a Georgia en la guerra por el control del territorio suroseta en agosto de 2008, en una decisión secundada sólo por Venezuela, Nicaragua, Nauru y, recientemente por Siria.

La decisión del Kremlin llevó a Tiflis a romper relaciones diplomáticas con Moscú y fue ampliamente criticada por la comunidad internacional, que ve esas dos regiones como territorios ocupados.