• |
  • |
  • AFP

El Partido del Congreso, en el poder, y su alianza oficialista se impusieron en las elecciones legislativas indias que se desarrollaron entre mediados de abril y mediados de mayo, y están en posición de formar el próximo gobierno, según los resultados preliminares publicados hoy. Sobre 502 escaños de 543 de la Asamblea Nacional, correspondientes a los votos escrutados hasta ahora, la Alianza Unida y Progresista (UPA), conducida por el Partido del Congreso (centro izquierda, laico), obtuvo 229, por 149 para la Alianza Nacional y Democrática (NDA), coalición liderada por el Partido del Pueblo Indio (BJP, derecha hindú), según el sitio internet de la Comisión Electoral. Y según las proyecciones de la televisión, la coalición del Partido del Congreso obtuvo 250 escaños ante 160 para el BJP. Es decir, arrasó con 180 votos, su mejor resultado desde 1991, cuando el BJP obtuvo 90.

"Es un voto decisivo para el Congreso", se felicitó el portavoz del partido en el poder, Abhishek Manu Singhvi, en la sede de la organización en Nueva Delhi. Los festejos ya habían comenzado, y los militantes alzaban carteles con los rostros del primer ministro saliente, Manmohan Singh, de 76 años, y de la presidenta del partido, Sonia Gandhi, la influyente heredera, junto con sus hijos Rahul y Priyanka, de la dinastía Nehru-Gandhi. "Manmohan Singh será una vez más primer ministro", se entusiasmó el ministro Oscar Fernandes.

El BJP reconoció hoy su derrota. "Está claro que la alianza liderada por el Congreso se está perfilando como el mayor grupo en el Parlamento. Aceptamos este veredicto del pueblo", expresó un responsable del partido, Arun Jaitley, en una conferencia de prensa.

Ejercicio democrático más importante del mundo
Las legislativas indias, consideradas el "ejercicio democrático más importante del mundo", se desarrollaron en cinco fases entre el 16 de abril y el 13 de mayo, con la participación de un 60% del electorado compuesto por 714 millones de electores. La victoria del Partido del Congreso, aparentemente más rotunda que lo que se preveía, permitirá la formación de un gobierno de coalición más sólido, según los analistas.

No obstante, para dirigir un mastodonte de 1.170 millones de personas -mosaico de etnias, culturas y castas, con 18 lenguas oficiales y un paisaje político muy fragmentado- el partido en el poder deberá negociar con los partidos regionales para armar una coalición estable. En este sentido, la analista política Neerja Choudhury considera que los 714 millones de electores eligieron la estabilidad.

Luego de cinco años de registrar un crecimiento de casi dos dígitos, la crisis económica mundial afectó de lleno a la décima potencia económica afligiéndole un freno en el crecimiento, previsto para 2009 en 5% (en lugar de entre 8% y 9% de promedio entre 2004 y 2008. India sigue siendo un país con enormes desigualdades. Unas 620 millones de personas viven con menos de 1,35 dólares por día. Además, la amenaza de tensiones interreligiosas es constante entre la mayoría hindú (80,5%) y las minorías musulmana (13,5%) y cristiana (2,3%).

Esta potencia atómica también teme por estar rodeada por un Pakistán caótico, un Sri Lanka en guerra y un Bangladesh y un Nepal frágiles. Según la Constitución de la República India, el gobierno deberá estar listo para asumir el 2 de junio.