•  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se mostró hoy "orgulloso" de que la mayoría de los habitantes de Nueva Caledonia se mostrara contrario a la independencia en el referéndum celebrado en el archipiélago, al tiempo que ofreció "diálogo" y "garantías" a los independentistas.

En un discurso solemne pronunciado desde el Elíseo, el presidente francés señaló que el voto, en el que el 57 % de los electores rechazó la independencia, es "una muestra de confianza en Francia, en su futuro y en sus valores".

Macron evitó hablar de vencedores y vencidos, y aseguró que "los únicos derrotados son el miedo y la división", frente a "la paz y el espíritu de diálogo", que consideró que es "el único camino posible".

El presidente, que en nombre de la neutralidad del Estado no participó en la campaña, destacó la "participación excepcional", que alcanzó el 80 %, en la consulta celebrada entre las 08.00 y las 18.00 hora local (21.00 GMT del sábado y 07.00 GMT del domingo).

Agregó entender "la decepción" de los independentistas y señaló que Francia será "el garante de la dignidad de todas las capas de la sociedad".

El voto independentista, mayoritario entre los autóctonos canacos, progresó en el referéndum con respecto a las elecciones locales y fue muy superior a lo que auguraban los sondeos. Macron invitó a todas las fuerzas políticas del archipiélago a "pensar en el futuro" y progresar en "la inscripción de Nueva Caledonia en Francia y en Oceanía".

Recordó que el primer ministro francés, Edouard Philippe, estará mañana en Noumea, capital del archipiélago, donde tiene previsto reunirse con los diferentes líderes políticos.