•   Gaza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El movimiento islamista Hamás anunció hoy que en negociaciones con Egipto, Catar y el enviado especial de la ONU para la paz en Oriente Medio, Nickolay Mladenov, se ha logrado un entendimiento para recuperar la calma en Gaza según las condiciones del acuerdo de alto al fuego con Israel de 2014.

"Entre los entendimientos se acordó estabilizar la situación de calma en Gaza en relación al acuerdo de alto al fuego negociado por Egipto en 2014 entre la resistencia palestina y la ocupación israelí" afirmó en un comunicado un portavoz del grupo, Abdulatif al Qanoua.

Con este entendimiento, aseguró, Hamás habría logrado, "sin pagar ningún precio político", "avances para la ruptura del bloqueo israelí" impuesto sobre la Franja desde que el movimiento islamista se hizo con el poder a la fuerza en 2007.

"Resolver la crisis de falta de energía, expandir el área de pesca en la costa de la Franja de Gaza, aliviar las restricciones en los cruces fronterizos y la subvención de Catar para pagar el combustible y los salarios de los empleados (públicos) son los primeros pasos para poner fin al asedio israelí", concretó el portavoz.

A preguntas de Efe, los portavoces de la oficina del primer ministro israelí y del Ministerio de Asuntos Exteriores declararon no tener información sobre esta cuestión y no confirmaron que Israel hubiera alcanzado ningún pacto con Hamás.

Durante los últimos meses, Egipto, con el apoyo de la ONU, ha intentado a través de conversaciones indirectas que Israel y las facciones palestinas acuerden un alto al fuego de larga duración.

La tensión entre Gaza e Israel ha escalado en gran medida tras comenzar el pasado 30 de marzo las protestas de la Gran Marcha del Retorno, en las que los palestinos se manifiestan en la frontera para pedir el fin del bloqueo y el derecho al regreso de los refugiados.

Desde entonces, la inestabilidad ha aumentado con sabotajes en la valla de separación, manifestaciones multitudinarias y en ocasiones violentas en la divisoria y el lanzamiento de globos incendiarios hacia territorio israelí, y más de 200 palestinos han muerto por disparos del Ejército en las protestas y en incidentes violentos en la frontera.

Desde mayo se han producido seis escaladas de violencia con el lanzamiento de cohetes desde el enclave y bombardeos de represalia del Ejército contra objetivos de Hamás -al que Israel responsabiliza de la inestabilidad- y de la Yihad Islámica.