•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Bolivia rechazó hoy los informes emitidos por Estados Unidos sobre los cultivos de hojas de coca en la región andina por carecer de criterios científicos, además de considerarlos "alejados de la realidad".

La Cancillería boliviana expresó en un comunicado "su enérgico rechazo" a los cálculos sobre los cultivos anuales de hoja de coca en Bolivia y otros países reflejados en el informe de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP).

El Ministerio de Exteriores de Bolivia calificó los informes estadounidenses de "unilaterales" y consideró que "no cuentan con criterios científicos y se encuentran alejados de la realidad del país, careciendo de sustento y veracidad en sus datos".

El Gobierno boliviano también hizo un llamado a encarar la lucha contra el narcotráfico "en el marco de responsabilidades comunes y compartidas". Archivo/END

Bolivia aseguró que "ha cumplido con su responsabilidad internacional" de reducción de cultivos ilícitos del arbusto mediante métodos de consenso con las comunidades productoras.

También señaló que esos esfuerzos y logros fueron destacados por entidades como la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, en inglés).

Ese organismo informó en agosto pasado que la superficie de cultivos de hoja de coca en el país se incrementó un 6 % entre 2016 y 2017, de 23.100 a 24.500 hectáreas, aunque está por debajo de Colombia y Perú, principales productores de la región.

La hoja de coca está consagrada en la Constitución de Bolivia por sus usos tradicionales, medicinales y culturales. Archivo/END

El Gobierno boliviano también hizo un llamado a encarar la lucha contra el narcotráfico "en el marco de responsabilidades comunes y compartidas" y ratificó su compromiso con esa labor.

El pasado viernes el director de la ONDCP, Jim Carroll, afirmó que el cultivo de coca en Perú y Bolivia "supone una amenaza para nosotros como nación y refuerza que estemos enfrentando una crisis de adicción de drogas".

Carrol señaló que le gustaría "ver esfuerzos reales" en Bolivia "contra el cultivo y la producción" de cocaína.

Bolivia tiene desde 2017 una ley que subió la superficie de cultivos legales de la planta de 12.000 a 22.000 hectáreas. Archivo/END

La hoja de coca está consagrada en la Constitución de Bolivia por sus usos tradicionales, medicinales y culturales, pero una parte de la producción es desviada al narcotráfico para fabricar cocaína.

Bolivia tiene desde 2017 una ley que subió la superficie de cultivos legales de la planta de 12.000 a 22.000 hectáreas.