•   Washington D.C, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La madre de un joven que sobrevivió a la masacre del año pasado en Las Vegas, solo para ser asesinado por otro atacante en un bar de California esta semana, realizó una apasionada petición por un mayor control de armas en Estados Unidos.

En un video que se hizo viral en internet, una desesperada Susan Schmidt-Orfanos rechazó los llamados habituales de los políticos por "pensamientos y oraciones" luego del tiroteo en Thousand Oaks, California, que acabó con la vida de su hijo y otras 11 personas.

"Mi hijo estuvo en Las Vegas con uno de sus amigos y regresó a casa. No volvió a casa anoche", dijo Schmidt-Orfanos, cuyo hijo Telemachus era un veterano de la Marina de 27 años.

"No quiero oraciones, no quiero pensamientos, quiero control de armas y espero por Dios que nadie más me envíe oraciones. Quiero control de armas. No...más...armas", dijo a ABC7 news.

El hombre que atacó a los asistentes al Borderline Bar and Grill el miércoles en la noche fue identificado como un veterano marine estadounidense que sirvió en Afganistán.

El autor del tiroteo, del que se desconoce la identidad, también fue encontrado muerto en el interior del bar Borderline, donde comenzó el incidente en torno a las 23.20 hora local del miércoles (7.20 GMT).

Un testigo dijo a la filial local de la cadena ABC que vio a un sospechoso, con barba y sombrero, lanzar granadas de humo y atacar a un vigilante de seguridad, antes de comenzar a disparar indiscriminadamente.

En el local, el más grande de música en vivo de la zona, se celebraba en la noche del miércoles una fiesta "country" para universitarios.

Thousand Oaks está a unos 60 kilómetros al noroeste del centro de Los Ángeles y no muy lejos de las zonas acomodadas de Calabasas y Malibú.