• Buenos Aires, Argentina |
  • |
  • |
  • EFE

El ministro de Defensa de Argentina, Oscar Aguad, reconoció hoy que el Gobierno no tiene medios para reflotar el submarino ARA San Juan, localizado esta madrugada en el fondo del Atlántico tras un año desaparecido, y adelantó que los próximos pasos son recabar toda la información y estudiar qué hacer.

"Yo diría que no. Que no tenemos medios. No teníamos ni los medios para bajar al mar. Tampoco tenemos ROV (vehículos de inspección remota) para bajar a esas profundidades. Ni tenemos equipamiento para extraer un buque de estas características", señaló Aguad en una rueda de prensa en Buenos Aires.

Por su parte, el jefe de la Armada, José Luis Villán, afirmó que para sacar el aparato, como reclaman los familiares de los 44 tripulantes, hay dos límites: el legal, ya que la jueza que investiga lo que ocurrió al ARA San Juan debe determinar en qué momento se podrían remover los restos.

El otro límite, y quizás le más difcícil, es de la técnica para realizar el rescate de la nave.

Submarino sufrió una "implosión" al desaparecer

El submarino argentino ARA San Juan, localizado en el océano Atlántico sufrió una "implosión" cuando se perdió su rastro, hace un año y un día, y quedó alojado en una hondonada de 907 metros que provocó que quedara oculto para los radares, informó este sábado la Armada Argentina.

Una implosión es un "hundimiento y rotura hacia dentro de las paredes de un recipiente, cuya presión es inferior a la del exterior", explicaron fuentes militares.

En declaraciones a la prensa en Mar del Plata, donde el sumergible tenía su base y en la que se congregan los familiares de sus 44 tripulantes, el jefe del predio naval de esa ciudad, Gabriel Attis, remarcó que existen tres imágenes autorizadas por la Justicia a ser mostradas a las familias, tomadas durante el hallazgo, de la vela, la hélice y la sección de proa.

"El submarino sufrió una implosión", remarcó Attis, quien no se aventuró a afirmar si será posible reflotar los restos del aparato, como piden los seres queridos de los marineros.

Fotografías facilitadas por la Armada del submarino ARA San Juan, hallado esta noche en el Atlántico a unos 600 kilómetros de la ciudad patagónica de Comodoro Rivadavia.

"Hay que ver en qué estado está el casco y si se puede hacer. No creo conveniente en este momento aventurar una respuesta al respecto", añadió.

Attis hizo estas declaraciones a la salida del hotel donde se encuentran parte de los familiares, a quienes informó con detalle de lo descubierto, y se trasladó después a la base naval, donde están otros de los allegados a los tripulantes, para trasladarles los mismos datos y mostrarles las fotos.

El capitán señaló que el submarino se encuentra "en un lugar bajo" y hay "una hondonada de 907 metros que es donde está".

"Eso es lo que hacía que quedase oculto a los sonares", añadió. "El lugar donde se encuentra es el lugar donde debía estar a las 10:53 (del 15 de noviembre de 2017). En la área 1, la zona de búsqueda donde se empezó todo", argumentó Attis.

La nave se partió en varias partes

Autoridades militares explicaron que el submarino se partió en varias partes en un área de 80 por 100 metros, según el informe realizado por la compañía encargada de la búsqueda.

"La ubicación exacta es muy próxima a la ubicación del informe de la anomalía hidroacústica (consistente con una explosión, detectada por agencias internacionales en 2017), el área donde habíamos asignado un 90 % de probabilidades que estuviese. Todas las marinas buscaron en ese área", reconoció José Luis Villán, jefe de la Armada, en una rueda de prensa en Buenos Aires.

Luisa Rodríguez, madre del tripulante Ricardo Alfaro del ARA San Juan, abraza a una persona este  sábado, en la base naval de Mar del Plata (Argentina), tras conocerse que el submarino argentino fue localizado en el océano Atlántico esta madrugada.

Acompañado por el ministro de Defensa, Oscar Aguad, entre otras autoridades, Villán concretó que el submarino fue hallado a 907 metros de profundidad.

La Armada informó en la madrugada de este sábado de que, tras dos meses de rastreo en el océano, la compañía estadounidense Ocean Infinity pudo hallar el submarino a unos 600 kilómetros de la costa argentina.