•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Alemania, acusada de ser demasiada pusilánime con las propuestas francesas para relanzar Europa, demostró lo contrario este miércoles al sugerir que París renuncie a su estatus de miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU en beneficio de la Unión Europea (UE).

Alemania lleva tiempo lanzando el debate en torno a una reforma del Consejo de Seguridad, nacido tras la Segunda Guerra Mundial. Pero el de hoy lo fue de manera espectacular y controvertida.

"Si tomamos a la Unión Europea en serio, debería de hablar de una sola voz en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (...) A medio plazo, el puesto permanente de Francia podría ser transformado en puesto de la UE", afirmó el vicecanciller alemán Olaf Scholz, también ministro de Finanzas, durante un discurso sobre el futuro de Europa en Berlín.

Miembros del Consejo de Seguridad de la ONU / Archivo En cambio, el puesto de jefe de la delegación de la UE en Naciones Unidas podría volver a ser para un francés de manera permanente, estimó. Una propuesta que puede ser insuficiente para convencer a Francia.

El vicecanciller admitió que un proyecto así no sería fácil de implementar. "Soy consciente que aún hay que hacer cierto trabajo de convicción en París", dijo.

"Francia y Alemania actúan ahora juntos en esta instancia" pero tal puesto permitiría ir aún más lejos, argumentó Scholz.

Para Alemania, la propuesta responde así a las críticas recurrentes sobre su timidez y su falta de ambición en torno a las propuestas francesas para relanzar el proyecto europeo.

Al presidente francés, Emmanuel Macron, le resulta cada vez más difícil ocultar su impaciencia con Alemania. Frente al Parlamento alemán el pasado 18 de noviembre, pidió salir del "inmovilismo" y sobrepasar los "tabús" para relanzar el proyecto europeo frente al Brexit y el auge de los nacionalismos.

París insiste especialmente en la cooperación en materia de defensa en la zona euro pero Alemania teme pagar por los países con problemas del sur de Europa.

Con la propuesta sobre la ONU, Alemania devuelve el balón al lado francés. Desde su creación en 1945, Francia es uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, junto con Reino Unido, China, Rusia y Estados Unidos.

 Los grandes países emergentes por ejemplo reclaman un puesto en el foro.

Scholz es miembro del partido socialdemócrata, parte de la coalición gubernamental alemana con los conservadores de la canciller. Aunque esta propuesta no se vincula a Angela Merkel, en varias ocasiones la canciller ha mostrado un interés por tal opción.

Recientemente, Merkel se pronunció a favor de una "europeanización" de los miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, para que hablen en nombre de todos los países miembros.

Eso sería "muy útil en la época en la que vivimos", dijo. De hecho, Alemania ha sido designada para ocupar a partir de enero de 2019 uno de los diez puestos para ser miembro no permanente durante dos años.

"Como miembro [no permanente] del Consejo de Seguridad de la ONU lo haremos de una manera europea", señaló el jefe de la diplomacia alemana, el socialdemócrata Heiko Maas.

Ya se hicieron reiterados llamamientos para reformar el Consejo de Seguridad de la ONU. Los grandes países emergentes por ejemplo reclaman un puesto en el foro.