•   Ciudad de México, México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Cámara de Diputados de México aprobó una reforma de la administración federal que recupera la Secretaría de Seguridad Pública, que se encargará de combatir la delincuencia y que fue suprimida por el presidente saliente Enrique Peña Nieto (2012-2018), informó hoy el órgano legislativo en un comunicado.

Con 328 votos en favor y 49 en contra, los diputados aprobaron anoche la reforma, promovida por el izquierdista Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y avalada previamente por el Senado, y la enviaron al Gobierno para su promulgación.

La recuperación de la Secretaría de Seguridad Pública, cuyas competencias fueron integradas dentro de la Secretaría de Gobernación durante el mandato de Peña Nieto (2012-2018), fue una promesa de campaña del líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena, quien asumirá la Presidencia este sábado.

Al frente de esta cartera, López Obrador situará a Alfonso Durazo, quien estará encargado de combatir los altos índices de violencia que sufre México, país que el año pasado registró 25.339 homicidios dolosos, lo que supone la cifra más alta en dos décadas.

Además, durante los primeros nueve meses de 2018 los asesinatos aumentaron 18 % respecto al mismo periodo de 2017, y los pronósticos indican que se podría alcanzar un nuevo récord de homicidios al finalizar el año.

La reforma también cambia el nombre de la Secretaría de Desarrollo Social por el de Secretaría de Bienestar, y el de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación por el de Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

Asimismo, la Cámara dio luz verde a la creación de los llamados "superdelegados", representantes del Gobierno federal ante las autoridades estatales y municipales que coordinarán programas de desarrollo en los diferentes territorios del país.

Los 12 gobernadores del conservador Partido Acción Nacional (PAN) criticaron la semana pasada la creación de esta figura, puesto que a su juicio los excluye de la coordinación de planes sociales y de seguridad en sus estados.

"Ese desdén es inaceptable para nosotros, porque no solo pone en riesgo estos objetivos, sino resulta inconcebible una solución de fondo al problema de la inseguridad y la delincuencia en el país sin la concurrencia efectiva de los Gobiernos estatales", denunciaron en un comunicado.

El senador Félix Salgado Macedonio, de Morena, desató una polémica al responder a estos gobernadores que el Congreso federal estará "muy atento" a su actuación y amenazó que "puede dictar la desaparición de poderes" de los mandatarios estatales si estos se oponen a los "superdelegados".