• |
  • |
  • EFE

Andalucía, la región más poblada de España, celebra mañana elecciones regionales en las que los resultados pueden ser leídos en clave nacional, como han apuntado los principales partidos, cuyos líderes han tenido una presencia muy activa en la campaña.

Más de 6,5 millones de andaluces están llamados a votar el domingo en unos comicios que son la antesala de un año electoral, ya que en 2019 hay elecciones municipales, regionales, europeas, y puede que generales, dado que el actual gobierno del socialista Pedro Sánchez está en minoría parlamentaria -con 84 diputados de los 350 del Congreso- y hasta ahora no ha conseguido apoyos para aprobar los presupuestos del próximo año.

De hecho, ayer los candidatos de todos los partidos cerraron la campaña con sus líderes nacionales, excepto la actual presidenta de Andalucía y candidata a la reelección, la socialista Susana Díaz, que no estuvo acompañada por Sánchez, quien asiste en Buenos Aires a la reunión del G20.

La propia Díaz consideró las elecciones andaluzas cruciales para levantar "un dique de contención de la derecha que se suma a la extrema derecha" en las próximas elecciones generales.

También el líder del Partido Popular (PP, centroderecha), Pablo Casado, que ha tenido una presencia continua en la campaña andaluza, ha insistido en que estas elecciones le sirven de "primera vuelta" de los comicios que están por venir a nivel nacional y además le ha permitido mostrarse como líder del partido, que preside desde julio de este año.

La agenda de la campaña también ha estado dominada por asuntos nacionales como la inmigración o el desafío independentista de Cataluña.

La candidata del PSOE-A a la presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante el acto de cierre de campaña electoral

En cifras, están convocadas a las urnas 6.541.748 personas, de las que 6.298.785 residen en Andalucía y 242.963 en el extranjero, que podrán ejercer su derecho al voto en 3.832 colegios electorales repartidos en las ocho provincias de la región.

Velarán por la seguridad de la jornada 14.896 agentes, con un coste de 10,8 millones de euros (12,2 millones de dólares), un millón menos que en los comicios de 2015.

Los resultados de las elecciones andaluzas se miran con mucho interés en toda España por el peso político que tiene esta región de 8,3 millones de habitantes y por la peculiaridad de que es la única donde el partido socialista mantiene el poder desde hace 37 años.

Los analistas políticos coinciden en que ningún partido puede ganar en España si no tiene una importante implantación en Andalucía.

Según la mayoría de las encuestas, los socialista volverían a ganar, aunque no con mayoría suficiente, y el PP se situaría en segunda posición, ambos con menos escaños que en 2015 y seguidos por la coalición de izquierda Adelante Andalucía y por Ciudadanos (liberales).

La novedad está en la aparición en el mapa electoral de un partido de extrema derecha, Vox, al que las encuestas le dan la posibilidad de tener representación.

Mañana se estrenarán en algunos colegios electorales las denominadas "Mesas MAEs", que serán administradas electrónicamente, con lo que sus resultados serán más rápidos, dispositivo que seguirá el Gobierno de Argentina, con vistas a su implantación en dicho país.