• Ginebra, Suiza |
  • |
  • |
  • EFE

La Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR) valoró hoy el pacto migratorio de la ONU suscrito por más de 150 países y emplazó a los gobiernos a tomar medidas que protejan realmente a los más indefensos.

"El Pacto Mundial es una oportunidad para reparar el enfoque de la migración que está roto, que le falla a cientos de miles de personas cada día", dijo el presiente de esa organización, Francesco Rocca.

Lea: Las claves del Pacto Mundial sobre Migración de la ONU

Agregó que la FICR, la mayor red humanitaria del mundo, apoya el paso dado hoy en Marrakech, pero entiende que el trabajo para los gobiernos, incluso para aquellos que abandonaron este proceso, "empieza ahora".

Una decena de países, entre ellos Estados Unidos, Chile, Italia, Israel y Australia, además de varios centroeuropeos, se apartaron a última hora del Pacto, a pesar de haber participado -con la excepción del primero- en todo el proceso negociador.

Rocca sostuvo que uno de los hechos más preocupantes que está ocurriendo en torno a la temática migratoria es la "criminalización" de todo acto de compasión hacia los inmigrantes y refugiados, venga de individuos o de organizaciones civiles.

De interés: Los principales flujos migratorios en los últimos años

"Los gobiernos tienen el derecho y la responsabilidad de dictar las políticas migratorias, pero éstas no deben aumentar el sufrimiento", recalcó el responsable humanitario.

Como aporte concreto al cumplimiento del Pacto, la FICR adelantó que gracias a su red de 190 sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja está preparada para poner en funcionamiento "puntos de servicio humanitario" a lo largo de las rutas migratorias más importantes.

Además: Informe destaca el impacto positivo de los inmigrantes en la economía de Estados Unidos

En esos puntos los migrantes podrían tener acceso a servicios esenciales e información. Tales puntos de servicio humanitario ya funcionan en México, Níger, Italia, Suecia y Austria (país que no participó en la adopción del Pacto), un concepto que "podría expandirse rápidamente", se explicó.

La idea -precisó Rocca- es que tales servicios funcionen de manera separado de los procedimientos migratorios, para lo cual pidió el apoyo de las autoridades nacionales.