•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los equipos que trabajan en la recuperación del Museo Nacional de Río de Janeiro tras el incendio que lo destruyó el 2 de septiembre pasado han conseguido rescatar hasta ahora unas 1.500 de las 20.000 piezas que formaban parte del acervo del mayor museo de Brasil.

"El rescate tan sólo está comenzando, pero las piezas encontradas hasta ahora nos dan esperanza y aliento", afirmó el director del Museo Nacional, Alexander Kellner, en una rueda de prensa en la que fue exhibida parte de lo rescatado.

Lea: Hallan cráneo más antiguo de Suramérica en escombros museo incendiado en Río

El material fue hallado en medio de los escombros de la histórica edificación durante los trabajos de remoción de los restos y de estabilización de la estructura que quedó en pie.

Entre los objetos rescatados e identificados figuran algunos minerales, cristales y cuarzos, y piezas de las colecciones de arqueología y etnología, como un urna de la etnia marajoara y los muñecos de la cultura Karajá fabricados por mujeres indígenas a comienzos del siglo XX y considerados patrimonio inmaterial brasileño.

Igualmente fueron rescatadas machetes de piedra y puntas de flecha en metal de culturas indígenas precolombinas y un vaso antropomorfo peruano igualmente precolombino y que pertenecía a la colección del emperador de Brasil Pedro II.

"Para nosotros es muy importante rescatar las piezas que eran de la colección del emperador", explicó Claudia Carvalho, coordinadora de los equipos de rescate.

La histórica edificación albergaba el considerado mayor museo de su tipo en América Latina. EFE/END

El principal ítem rescatado hasta ahora fue el cráneo de Luzia, los restos humanos más antiguos descubiertos en Suramérica, que datan de hace unos 12.000 años y eran una de las joyas del Museo Nacional.

También: Incendio del norte de California ya es el más destructivo de su historia

El cráneo, hallado en el estado de Minas Gerais en 1974, fue rescatado de dentro de un escaparate en el que quedó más protegido del fuego que otras piezas y que, pese a algunos daños, puede ser recuperado en gran parte.

Luzia era, junto con un meteorito de cinco toneladas hallado en 1784, los restos del primer dinosaurio montado en Brasil, el conjunto de momias egipcias comprado por el emperador Pedro I y la colección de arte grecorromano traída a Brasil por la emperatriz Teresa Cristina, una de las joyas del Museo Nacional.

Los objetos recuperados vienen siendo almacenados en dos contenedores que fueron instalados al lado de los escombros del Museo Nacional y que cuentan con equipos especiales de ventilación y de control de temperatura.

De interés: Los incendios forestales más mortíferos en EEUU desde la década de 1990

El rescate es realizado por 47 funcionarios del Museo Nacional coordinados por 10 investigadores.

En la rueda de prensa también fue anunciado que el museo recibió una donación de 190.000 euros del Gobierno alemán, que serán usados para la compra de materiales que ayuden en el rescate, como computadores, lupas y equipos de arqueología.

El Museo, el más antiguo y de mayor acervo de Brasil con cerca de 200 años, fue reducido a escombros el pasado 2 de septiembre por un incendio que destruyó la mayor parte de su colección de 20 millones de piezas.

La histórica edificación, que sirvió inicialmente como palacio imperial de Brasil, albergaba el considerado mayor museo de su tipo en América Latina y uno de los cinco mayores en el mundo de historia natural.