• Londres, Inglaterra |
  • |
  • |
  • EFE

La primera ministra británica, Theresa May, superó hoy la moción de confianza convocada por el Partido Conservador para decidir sobre su continuidad al frente de la formación y el Gobierno.

May obtuvo 200 votos a favor y 117 en contra en una votación secreta a la que estaban llamados todos los diputados del grupo "tory" en la Cámara de los Comunes.

Lea: May ve voluntad en Europa para "solucionar el problema" del "brexit"

"El resultado de la votación de esta noche es que el grupo parlamentario tiene confianza en Theresa May", anunció Graham Brady, presidente del Comité 1922, que reúne a los diputados conservadores.

Tras su victoria, la primera ministra no podrá ser sometida de nuevo a una moción de confianza por su propio partido en 12 meses, aunque sí podría afrontar una moción de censura contra su Gobierno por parte de la oposición laborista.

También: Londres pide "cambios" en la interpretación del tratado de salida de la UE

La diputada conservadora Nicky Morgan afirmó tras la votación que "la razón ha prevalecido", mientras que su compañero de bancada Jacob Rees-Mogg, uno de los líderes de la facción euroescéptica de la formación, consideró que los 117 votos en contra de May suponen un "resultado terrible" para ella.

May aplazó la votación parlamentaria que estaba prevista este martes sobre el acuerdo del "brexit", dado que decenas de sus propios diputados amenazaban con rebelarse y votar contra su pacto.

La jefa de Gobierno trata ahora de lograr nuevas concesiones de la Unión Europea (UE) para facilitar la aprobación del texto.

De interés: Londres prevé seis meses de "caos" en los puertos con un "brexit" sin acuerdo

En particular, busca clarificaciones que satisfagan a los euroescépticos descontentos con el mecanismo de salvaguarda para evitar una frontera en Irlanda del Norte.

Esa facción de los "tories", que activó la moción de confianza contra May, temen que esa cláusula deje al Reino Unido integrado en las estructuras comunitarias durante años, por lo que exigen a la primera ministra la certidumbre de que no será una solución indefinida.