•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Duma o cámara de diputados rusa aprobó hoy una ley que castiga con arrestos administrativos y multas en metálico la participación de menores de edad en protestas opositoras no autorizadas.

La ley propuesta por el partido del Kremlin, Rusia Unida, castiga con hasta 15 días de arresto, 50.000 rublos (750 dólares) de multa y 100 horas de servicios sociales a los organizadores de mítines, piquetes, reuniones o manifestaciones ilegales.

Lea: Putin: No estaba preparado cuando Yeltsin me ofreció tomar riendas de Rusia

En caso de que los implicados sean funcionarios, las multas pueden ascender a 100.000 rublos (1.500 dólares) y si se trata de personas jurídicas, hasta los 500.000 rublos (7.500 dólares).

Fotografía muestra uso de fuerza por parte de la policía durante manifestación contra reformas en pensiones, el año pasado en Moscú, Rusia. EFE/END

En caso de reincidencia, los organizadores tendrán que pagar hasta 300.000 rublos (4.500 dólares), cumplir 200 horas de trabajos sociales o pasar 30 días entre rejas.

Los autores de la ley consideran que el texto permitirá evitar la presencia de menores de edad en actos políticos no sancionados por las autoridades, lo que garantizará su protección.

También: Almagro pide verificar si Venezuela tiene armas nucleares tras presencia rusa

Según los datos de la policía, en 2017 fueron detenidos casi medio millar de menores de edad en dichos actos, mientras sólo en una manifestación opositora celebrada el 5 de mayo pasado las fuerzas del orden detuvieron a 223 adolescentes.

Las autoridades acusaron al líder opositor Alexéi Navalni de poner en riesgo la vida de centenares de menores de edad en las manifestaciones ilegales que convocó en los últimos dos años contra el Kremlin, que incluso le acusó de pagar a los adolescentes para que apoyaran las protestas.

La ley se presentó días después de la jornada de protestas "No es nuestro zar" celebrada el 5 de mayo pasado por Navalni contra la investidura del presidente ruso, Vladímir Putin, que acabó en la detención de más de un millar de personas.

De interés: Rusia entra como país observador al SICA

Desde entonces, las autoridades han adoptado diversas medidas para aumentar el control sobre la juventud rusa, que, según los analistas, es inmune a la propaganda oficial, ya que no ve la televisión.