•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, alertó hoy del aumento del autoritarismo y el racismo en el mundo, coincidiendo con la entrega de unos premios en la ONU en el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

"Hoy vemos un crecimiento de las corrientes autoritarias, de intolerancia, xenofobia y racismo", dijo Guterres en un comunicado en el que recuerda que el pasado 10 de diciembre se conmemoró dicho aniversario.

Lea: Guterres pide que G20 adopte compromisos más ambiciosos ante cambio climático

El secretario general, aunque alabó los progresos en la protección de los derechos humanos realizados en las últimas siete décadas, también advirtió de que "todavía hay un largo camino por delante".

António Guterres, secretario general de Naciones Unidas. EFE/END

"Mujeres, hombres y niños en todo el mundo todavía sufren restricciones -o incluso la negación total- de sus derechos humanos", dijo Guterres antes de subrayar que "la tortura, los asesinatos extrajudiciales, las detenciones sin juicio y otras violaciones graves de los derechos humanos persisten".

También: Relator de la ONU para migrantes pide campañas para frenar ola de xenofobia

El dirigente portugués también destacó que un "incontable número de mujeres y niñas se enfrentan diariamente a la inseguridad, la violencia y la discriminación".

"Los derechos humanos inspiran, los derechos humanos transforman, los derechos humanos impulsan el progreso y cambian el curso de la historia", declaró.

En este sentido, apuntó que la adopción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos supuso "la primera vez que los países se unieron para reconocer que la gente de todo el mundo nace libre e igual y comparte los mismos derechos fundamentales e inalienables".

De interés: Papa Francisco apoya el Pacto Mundial para la Migración

Gracias a los 30 artículos de la declaración "hombres y mujeres de todas partes han podido exigir sus derechos y hacer frente a las fuerzas de la opresión, la explotación, la discriminación y la injusticia".

En estos setenta años, según Guterres, los pueblos del mundo han "ganado progresivamente una mayor libertad e igualdad", las situaciones de profunda miseria económica y de explotación han mejorado y los "derechos de la mujer han avanzado, a la par que los derechos de los niños, de las víctimas de discriminación racial y religiosa, de los pueblos indígenas y de la gente con discapacidades".