•   Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Carabineros de Chile quedó descabezado hoy después de que el presidente Sebastián Piñera pidiera la renuncia del director general, Hermes Soto, quien, a su vez, confirmó la salida de diez generales del Alto Mando de la institución, tras nuevas imágenes de la muerte del comunero mapuche Camilo Catrillanca.

Las imágenes explícitas del cuerpo de Catrillanca con un disparo en la nuca todavía sobre el tractor que manejaba rodeado de miembros de las Fuerzas Especiales, provocaron un terremoto en el seno policial, una compleja situación que generó que el Gobierno tomara cartas en el asunto.

Pese a que en la víspera el ministro del Interior, Andrés Chadwick, decidió no pronunciarse sobre cambios en lo alto de la institución al condenar el actuar de los oficiales, Piñera fue más severo este jueves y pidió directamente la renuncia de la alta autoridad, que pese a ello seguirá en su puesto.

Esto debido a que no ha sido Soto quien ha presentado su renuncia sino que el mandatario tuvo que pedirlo al general apelando a la necesidad de "un nuevo liderazgo para poder enfrentar con mayor voluntad, velocidad y eficacia todos los problemas que lo aquejan en el presente y los desafíos que deberá enfrentar en el futuro".

Sin embargo, pese al anuncio hecho público hoy por el presidente chileno en el Palacio de La Moneda tras reunirse de forma privada con Soto, Piñera puntualizó que se han "iniciado los procedimientos correspondientes".

En ese sentido, el propio presidente destacó que Soto le confirmó la renuncia de 10 generales que conforman el Alto Mando de Carabineros, por lo que la cúpula policial quedó automáticamente desbaratada, salvo por el propio Soto.

Y es que aunque se informara públicamente de la decisión del Ejecutivo, no depende del Gobierno la salida del director general de Carabineros, por lo que se emitió un decreto presidencial con la decisión que tendrá que ser analizada tanto por la Contraloría General como por ambas cámaras en el Congreso.

A pesar del trámite, que podría incluso llevar meses, la acción del Gobierno ha sido contundente para frenar la manchada imagen de la institución verde oliva.

"Un grupo pequeño de carabineros ha provocado una grave crisis de credibilidad, probidad y eficacia en la labor que desarrolla Carabineros de Chile", explicó el mandatario, quien compareció junto al ministro del Interior, también cuestionado por su responsabilidad política en el incidente.

Esos agentes a los que se refirió Piñera son los cuatro oficiales de Fuerzas Especiales que participaron directamente en el asesinato de Catrillanca el pasado 14 de noviembre en la comunidad de Temucuicui, en la sureña región de La Araucanía, quienes ahora están imputados y en prisión preventiva en un cuartel policial.

Precisamente, los mismos cuatro que aparecen en las imágenes del vídeo publicado este miércoles por el canal Chilevisión, captado por una cámara de uso personal que uno de ellos llevaba en el hombro y que recogió, si bien no se ve en la imagen, los disparos contra el comunero mapuche, que sí se escuchan.

Otros tres vídeos, publicados horas después por el Centro de Investigación e Información Periodística (Ciper), dan cuenta de cómo varios carabineros atienden a Catrillanca sobre el tractor que conducía cuando recibió un disparo de sus propios fusiles en la nuca.

No obstante, los policías se dan cuenta de la gravedad de su herida, le colocan un gran parche en la parte baja de su cabeza y lo sacan del vehículo para dejarlo en el suelo y posteriormente llevarlo a una camioneta de la institución con el fin de trasladarlo a un centro asistencial.

Aunque ni los propios uniformados se percatan, es probable que el comunero mapuche falleciera antes de llegar a un hospital, ya que el vídeo muestra con toda crudeza toda la sangre desparramada en el piso del tractor mientras le vendan la cabeza.

Este viernes se realizará una sesión en las cámaras legislativas en las que se abordará la decisión de Piñera al respecto de la continuidad de Soto, quien asumió su cargo como director general de Carabineros el pasado 29 de marzo.

Mientras en la capital chilena las autoridades tratan de salvar la cara de la institución policial a base de renuncias, la comunidad mapuche informó a Efe que preparan para este viernes en la ciudad de Temuco, a más de 600 kilómetros al sur de Santiago, una gran marcha por "la vida, la desmilitarización, la verdad, la paz y la libre determinación mapuche".