•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El nuevo Congreso estadounidense fue inaugurado este jueves, un cambio en el ciclo electoral que marca el paso de la cámara baja al control de la oposición demócrata, complicando los dos últimos años de gobierno del presidente Donald Trump.

Este nuevo Congreso asumió sus funciones después del mediodía local (17H00 GMT) con el juramento de los 235 representantes demócratas y 199 republicanos.

El vicepresidente Mike Pence juró a los nuevos senadores en la cámara alta, donde 53 republicanos controlarán la mayoría frente a 45 demócratas y dos independientes alineados con los demócratas.

En este ciclo electoral, una de las figuras centrales será Nancy Pelosi, de 78 años, que este jueves aspira a recuperar en la sesión plenaria el rol de líder de la bancada mayoritaria en la Cámara de Representantes, un cargo que ocupó entre 2007 y 2011.

Donald Trump pide a Congreso de EEUU aprobar fondos para construir muro fronterizo con México. Archivo/END

Pelosi llegó al Capitolio vestida de fucsia con una sonrisa llena de emoción antes de someterse a la votación del pleno que la confirmará en el tercer cargo representantivo más importante en Estados Unidos, después del presidente y del vicepresidente.

El nuevo Congreso va tener una vocación unificadora y va a "debatir y hacer avanzar las buenas ideas, sin importar de donde vengan", de acuerdo con Pelosi, según los extractos de su discurso publicado con antelación.

"Con este espíritu, los demócratas le vamos a ofrecer a la Comisión de Asignaciones republicana del Senado una reapertura del gobierno, para cumplir con las necesidades del pueblo estadounidense y la protección de nuestras fronteras".

Los republicanos y Donald Trump perdieron el control del Congreso de EEUU. EFE/END

La pérdida de la cámara baja le complica el panorama a Trump para el resto de su mandato y en especial para proyectos como la construcción de un muro en la frontera con México, una de sus promesas insignia de campaña.

La inauguración se produce en medio de una feroz pugna que tiene parcialmente paralizado al gobierno desde el 22 de diciembre por la demanda de Trump de incluir en el presupuesto fondos para el muro.