• Ciudad de México, México |
  • |
  • |
  • AFP

Un plan del gobierno de México para combatir el robo de combustible provocó escasez de gasolina en varios estados del país, aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró este lunes que no hay desabastecimiento.

"No hay problema de desabasto, lo que estamos cuidando es la distribución, no abrir los ductos para que no haya fugas, estamos abriendo con cuidado los ductos", dijo López Obrador en su habitual conferencia de prensa matutina.

Lea: Nicaragua con más alzas que bajas en precios de combustibles en 2018

"Se va a normalizar el abasto y al mismo tiempo vamos a garantizar que no se roben los combustibles", agregó.

En 2017 se detectaron 10,363 tomas clandestinas en los ductos de Pemex. Foto: AFP/END

Durante el fin de semana se observaron largas filas de automóviles para cargar gasolina en las estaciones de servicio principalmente en los estados centrales de México, Hidalgo, Jalisco, Guanajuato y Querétaro.

La estatal mexicana Pemex dijo en un comunicado que para combatir el robo de hidrocarburos, delito conocido en México como "huachicoleo", "se ha privilegiado el uso de medios de transporte más seguros, lo que implica cambios en la logística de entrega a las estaciones de servicio", lo que ocasionó retrasos en esos estados del centro del país.

De interes: Gasolineras de Rivas prohíben venta de combustible en galones

A finales de 2018, López Obrador anunció un plan para detener el robo de combustibles, que en 2017 ocasionó pérdidas por 60,000 millones de pesos (unos 3,000 millones de dólares).

El plan del gobierno implica la vigilancia por parte de las fuerzas armadas de 50 puntos estratégicos de Pemex y catalogar el robo de combustible como un delito grave sin derecho a fianza.

El robo de combustible a Pemex ha crecido durante los últimos años. Foto: AFP/END

El gobierno pidió también a las gasolineras no vender combustible robado y a los clientes no comprarlo.

Además: Petróleo baja, pero gasolina sigue alta

El robo de combustible a Pemex ha crecido durante los últimos años e involucra tanto a grupos delincuenciales como a cárteles de la droga.

En 2017 se detectaron 10,363 tomas clandestinas en los ductos de Pemex y hasta octubre de 2018 se tenía reporte de 12,581.