•   Bucarest, Rumania  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, insistió hoy en que la UE no renegociará el "brexit", pese al riesgo de "una catástrofe" si el acuerdo previsto no logra el apoyo del Parlamento británico el próximo martes y, en consecuencia, el Reino Unido abandona el bloque sin pacto.

"Por supuesto que estamos en contacto con el Gabinete de la primera ministra británica (Theresa May), pero por favor no confundid esto con una renegociación", dijo Juncker en una rueda de prensa en Bucarest, tras reunirse con el presidente rumano, Klaus Iohannis.

Lea: El acuerdo del "brexit" se votará el próximo martes tras cinco días de debate

"La Comisión dijo que no habrá renegociaciones", insistió el presidente de la Comisión y subrayó que lo único que Bruselas puede ofrecer a Londres en este momento son "aclaraciones", aunque no las especificó.

"No creo que sea prudente decir ahora todos los detalles de las conversaciones en curso", indicó.

También: La reina Isabel pide calma en plena tormenta del Brexit

"Hasta el voto del martes en el Parlamento británico tenemos que hacer todos los esfuerzos para que ese voto no fracase", añadió Juncker, también sin dar mayores detalles sobre las actividades que suponen tales esfuerzos.

Sea como sea, el político luxemburgués expresó su esperanza en que los legisladores británicos den finalmente su visto bueno al texto acordado sobre las modalidades en las que el Reino Unido abandonará a la Unión Europea el 29 de marzo.

"Espero que tengamos un acuerdo, no deseo una salida del Reino Unido sin acuerdo, porque eso sería una catástrofe tanto para los ciudadanos británicos como para todo el continente europeo", subrayó.

De interés: Gobierno británico centra su estrategia en un "brexit" sin acuerdo

Por otro lado, Juncker adelantó que la cumbre de la UE prevista para el 9 de mayo próximo en la ciudad de Sibiu, en la Transilvania rumana (centro del país), estará dedicada a la estabilidad de "Los 27" tras el abandono del Reino Unido.

"Tenemos que demostrarles a todos, y a quienes nos ven desde afuera, que la UE se está relanzando ahora con un nuevo comienzo, que está en una nueva etapa de su larga historia, cuyo recorrido nunca ha sido tranquilo", señaló el presidente de la Comisión.