• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este lunes que "nunca" ha "trabajado para Rusia", rechazando informaciones divulgadas por la prensa que han generado dudas sobre sus vínculos con Vladimir Putin.

Este comentario de Trump a periodistas fue hecho después de que se publicaran recientemente dos piezas sobre el tema en la prensa: El Washington Post reportó que el presidente no informó a sus más cercanos colaboradores del contenido de sus conversaciones privadas con Putin y The New York Times reveló que el FBI abrió una investigación para determinar si el mandatario actuó a favor de Rusia al despedir al director de esa agencia de investigación en 2017.

Trump comentaba así la información revelada por el diario The New York Times durante el fin de semana de que el FBI inició una investigación para determinar si el mandatario trabajaba "secretamente" para Rusia, después de que despidiera al entonces director de ese cuerpo de inteligencia, James Comey.

El presidente ruso, Vladimir Putin / EFE
De acuerdo al rotativo neoyorquino, que cita de manera anónima a exfuncionarios del FBI y otras fuentes cercanas a la presunta investigación, la cúpula de la agencia de inteligencia estaba "preocupada" por el comportamiento de Trump tras el despido de Comey.

"Se preocuparon tanto por el comportamiento del presidente que comenzaron a investigar si había estado trabajando en nombre de Rusia contra los intereses estadounidenses", apuntó el periódico.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump / EFE
Los investigadores debían considerar si las acciones de Trump constituían una posible amenaza para la seguridad nacional de EE.UU. e intentaron determinar si el mandatario estaba trabajando a sabiendas para Moscú o si, sin saberlo, había caído bajo su influencia.

Esa investigación del FBI también examinó si Trump cometió obstrucción a la justicia con el despido de Comey, dado que el presidente vinculó al funcionario con la investigación de la conocida como "trama rusa".


El fiscal especial Robert Mueller investiga desde mayo de 2017, de manera independiente al Gobierno, los posibles lazos entre miembros de la campaña de Trump y el Kremlin, al que las agencias de inteligencia acusan de interferir en los comicios de 2016 a favor del candidato republicano, además del supuesto delito de obstrucción a la justicia.

Trump ha criticado de manera reiterada esta investigación como "una caza de brujas" sin fundamento alguno.