• París, Francia |
  • |
  • |
  • EFE

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, aseguró hoy que la crisis abierta por las protestas de los "chalecos amarillos" será "una oportunidad" para "reaccionar más y más profundamente" en la aplicación de las reformas del país.

Consejo de Europa condena la agresión a periodistas por "chalecos amarillos"

Macron, que hoy tiene previsto lanzar el gran debate con el que pretende convertir en leyes algunas reivindicaciones de los "chalecos amarillos", aseguró que este fenómeno, iniciado hace más de dos meses y radicalizado en las últimas semanas, "no es un nuevo tipo de movimiento social que haya que esperar a que se agote".

Al contrario, señaló, "es una oportunidad para que se pueda reaccionar más fuerte y más profundamente". Macron habló así durante una visita sorpresa al municipio de Gasny, de 3.000 habitantes, a 80 kilómetros al noroeste de París, donde participó en una reunión de su Ayuntamiento poco antes de lanzar el gran debate en la cercana Grand Bourgtheroulde, ante 600 alcaldes.

Las consecuencias económicas en Francia de la crisis de los "chalecos amarillos"

Señaló también que ese debate debe "transformar la práctica democrática" y se comprometió a negociar las medidas que adopte pese a tener la legitimidad de las urnas.

Macron plantea a los franceses una lista de temas para su debate nacional

"No hay que dejar de pedir a la gente su opinión. No creo que eso sea perder tiempo", dijo el mandatario.