• Bogotá, Colombia |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Un coche bomba explotó este jueves en una academia policial en el sur de Bogotá, en el peor atentado en la capital colombiana en 16 años. El Gobierno lo calificó como un "demencial acto terrorista".

Coche bomba siembra luto en academia policial en Bogotá: diez muertos y 65 heridos

Informes preliminares confirman la muerte de 11 personas tras la explosión de una camioneta Nissan Patrol modelo 1993 en la Escuela de Oficiales General Francisco de Paula Santander, según el Ministerio de Defensa. También se reportan 65 heridos.

Entre los fallecidos está la policía ecuatoriana Erika Chicó, informó el presidente de ese país, Lenín Moreno, en Twitter.

La también ecuatoriana Carolina Sanango, figura entre los heridos, agregó Moreno. Además, en el lugar había 45 cadetes panameños, aunque solo dos resultaron lesionados, pero están "estables", indicó el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, en Twitter.

Ninguna fuente ha precisado si todos los muertos son policías.

Autor material

La Fiscalía identificó a José Aldemar Rojas Rodríguez como el autor material del atentado, el peor en la ciudad desde el coche bomba detonado por la disuelta guerrilla FARC en el exclusivo club social El Nogal, que dejó 36 muertos y decenas de heridos, en febrero de 2003.

Rojas Rodríguez, de nacionalidad colombiana y que ingresó al centro formativo conduciendo la camioneta, murió en el atentado, confirmó a la AFP una fuente del ente acusador.

Las víctimas estaban en una academia policial. AFP/END

El fiscal no reveló de momento ninguna vinculación entre el autor y un grupo armado, aunque aseguró que "en las próximas horas" dará más información sobre los "determinadores o autores intelectuales de este acto terrorista".

Los explosivos

La camioneta que conducía Rojas Rodríguez estaba cargada con 80 kilos de pentolita, una mezcla de TNT y pentrita, de acuerdo con el primer reporte de los artificieros de la Fiscalía colombiana.

El vehículo había pasado por una revisión técnico-mecánica el 27 de julio en la ciudad de Arauca, fronteriza con Venezuela, según el jefe del organismo.

En Arauca, capital del departamento homónimo, tienen presencia histórica los rebeldes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), cuyos diálogos de paz con el Gobierno están en suspenso.