• La Paz, Bolivia |
  • |
  • |
  • EFE

La Unión Europea (UE) entregó hoy 30 vehículos a la fuerza boliviana encargada de la destrucción de los cultivos ilegales de hojas de coca, planta usada para fabricar cocaína, dentro del apoyo de ese bloque a la lucha contra el narcotráfico en el país suramericano.

La entrega de los vehículos se efectuó durante el acto de inicio de actividades correspondientes a esta gestión del Comando Estratégico Operacional (CEO), conformado por militares y policías, al que asistieron el presidente boliviano, Evo Morales, y el jefe de la delegación de la UE en Bolivia, el español León de la Torre.

Lea: La Paz, epicentro de la venta legal de la hoja de coca

En el evento, realizado en la localidad de Chimoré, en la zona central del trópico de Cochabamba, De la Torre resaltó que es un acto "que simboliza el trabajo conjunto" entre Bolivia y el bloque europeo "desde hace años".

En 2018, el país logró eliminar 11.173 hectáreas ilegales de hojas de coca. EFE/END

"Ante una delincuencia cada vez más audaz y mejor estructurada, los organismos encargados de hacer cumplir la ley también deben afinar sus estrategias de intervención para aportar respuestas innovadoras. Este es un desafío colectivo y merece también por tanto un esfuerzo conjunto", sostuvo.

También: En el corazón del narcolaboratorio más grande del estado mexicano de Sinaloa

El diplomático expresó su confianza en que las 30 camionetas entregadas hoy, sumadas a otras 25 vagonetas y equipos de alta tecnología dotados la semana pasada a la fuerza antidrogas boliviana, servirán "para reforzar las operaciones de lucha contra el narcotráfico" en este país.

A su turno, el presidente Morales destacó la ayuda sin condiciones ni "chantajes" que ofrece la UE a Bolivia y ratificó que la lucha antinarcóticos en su país está mejor desde que se ha "liberado" de la "dominación" estadounidense.

Evo Morales (c) y el jefe de la delegación de la UE en Bolivia, León de la Torre (2i), participando en la entrega de 30 vehículos a la fuerza boliviana. EFE/END

Morales siempre acusa a Estados Unidos de usar la lucha contra el narcotráfico con fines geopolíticos y ha asegurado varias veces que los planes antidrogas en su país funcionan mejor desde su decisión de expulsar en 2008 a la Administración para el Control de Drogas (DEA, en inglés) estadounidense.

La hoja de coca está consagrada en la Constitución de Bolivia por sus usos tradicionales, medicinales y culturales, pero una parte de la producción es desviada al narcotráfico para fabricar cocaína.

De interés: Denver quiere ser la primera ciudad de EEUU en legalizar hongos alucinógenos

Bolivia tiene desde 2017 una ley que subió la superficie de cultivos legales de la planta de 12.000 a 22.000 hectáreas.

La superficie de cultivo en el país se incrementó un 6 % entre 2016 y 2017, de 23.100 a 24.500 hectáreas, según un informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc).

Evo Morales probando uno de los 30 vehículos entregados por la Unión Europea a la fuerza boliviana. EFE/END

En 2018, el país logró eliminar 11.173 hectáreas ilegales de hojas de coca.

El ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero, resaltó que el año pasado se dejó la "vara alta" en cuando a los resultados de destrucción de cultivos ilegales de coca.

Por ello, instó a la fuerza encargada de esa labor a erradicar este 2019 "aunque sea una hectárea más de lo que se ha erradicado el año pasado".