• México |
  • |
  • |
  • EFE

La titular de la Secretaría de Energía de México, Rocío Nahle, aseguró este lunes que el robo de combustible era "prácticamente una empresa paralela" dedicada a robar y vender en el mercado negro el hidrocarburo ilegal.

Nahle, junto con otros funcionarios, entre ellos el director de Petróleos Mexicanos (Pemex), compareció ante congresistas para informar sobre la estrategia contra ese delito que inició el presidente Andrés Manuel López Obrador en diciembre pasado, la cual provocó desabastecimiento de gasolina en varias estados del país en semanas recientes.

​​El robo de combustible en México ha disminuido un 65%, afirma López Obrador

"Se tomaron estas medidas al quedar en plena evidencia, prácticamente, una empresa paralela dedicada a robar y vender en un mercado negro el combustible ilegal, ocasionando un quebranto a las finanzas de Pemex y del país", dijo Nahle al inicio de su cita ante los congresistas. Recordó que ese delito "le ha costado mucho" a México tanto en lo económico como en lo social.

"Basta decir que donde están los ductos que transportan combustibles y se lleva a cabo el robo a través de la 'ordeña' (extracción ilegal) es donde hay mayor violencia en el país", expuso. Desde que llegó al poder el 1 de diciembre, López Obrador comenzó un combate frontal al robo de hidrocarburos que se realiza a través de los ductos de Pemex, delito que genera pérdidas millonarias para la compañía.

Para tal fin se reforzó con miles de agentes la seguridad en los ductos y se transportó más gasolina con camiones cisterna, lo que ha causado una crisis de desabastecimiento en diez estados del país, con estaciones de servicio cerradas y compras de pánico. Nahle recordó que el 20 de diciembre se tomó el control de los ductos que distribuyen gasolina y diésel en México, desde el cuarto de control de distribución hasta las terminales.

Suman 115 muertos por explosión de ducto de gasolina en México

En su turno, el titular de Pemex, Octavio Ramírez Oropeza, dijo que todavía "no podemos decir que ya estamos acabando con el huachicol (el robo de combustible); lo estamos disminuyendo, en el alrededor de un 65 % en relación al año pasado". El funcionario explicó que durante el 2018, en promedio, se robaron 56.000 barriles diarios, en noviembre fue de alrededor de 82.000 barriles y en los primeros 20 días de diciembre el robo fue de 76.000 diarios.

"Pero a partir de que inicio el control de los ductos el robo disminuyó de manera muy importante hasta llegar a un promedio de 20 barriles diarios", apuntó. Este día, López Obrador afirmó que el robo de combustibles había caído 65 % desde que inició su combate frontal a esta problemática con el cambio en el modelo de suministro de Pemex y el aumento de la vigilancia en ductos.

"No nos vamos a mover" de posición sobre Venezuela, reitera López Obrador

"Hay un 65 % menos de robo de hidrocarburos. En dinero, es un poco más de 5.000 millones de pesos (unos 264 millones de dólares)", apuntó el mandatario en su rueda de prenda matutina.

En ese sentido, Nahle dijo a los congresistas que es evidente que no se ha acabado el robo de combustible y espera que el Congreso lleve a cabo "los cambios legales necesarios que ayuden a combatir este problema".

Recordó que los ductos se han ido abriendo y son custodiados por el Ejército, la Marina y la Policía Federal, "y aun así, continúan los ataques". Sobre el informe de los funcionarios, el diputado Juan Carlos Romero Hicks, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), señaló que a pesar de las explicaciones, el desabastecimiento sigue en algunos estado como Jalisco, Guanajuato, entre otros.

"El desabasto se define en nueve letras: ineptitud. Es una dictadura de ocurrencias", dijo Romero Hicks, quien señaló que, por las cifras presentadas por los funcionarios parecería que "ya está resuelto el problema, pero no sabemos a que país se refieren".