•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los ministros del Gobierno británico han mantenido reuniones secretas para abordar un posible retraso de ocho semanas del "brexit", según informó este miércoles el diario "The Telegraph".

De acuerdo con el citado medio, los miembros del gabinete de la primera ministra, Theresa May, buscan que la Unión Europea (UE) acepte un "periodo de gracia" de dos meses para aprobar la legislación necesaria de cara a materializar el "brexit".

Lea: El sector turístico perdería 700.000 empleos si hay un "brexit" sin acuerdo

La ruptura del Reino Unido con el bloque comunitario está prevista para el próximo 29 de marzo, fecha en la que automáticamente el país dejará la UE en virtud de la aplicación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa, a no ser que ambas partes acuerden una prórroga.

Theresa May, primera ministra británica. EFE/END

Un aplazamiento de ocho semanas supondría, señaló hoy "The Telegraph", que finalmente el "brexit" se produciría el 24 de mayo de 2019, casi tres años después del referéndum del 23 de junio de 2019 que sentenció el "divorcio" con Bruselas.

También: Gobierno británico dice estar "determinado" a abandonar la UE el 29 de marzo

Varios ministros de May ya han adelantado en los últimos días esa idea de la necesidad de posponer la fecha de salida, entre ellos el titular de Exteriores, Jeremy Hunt; el de Economía, Philip Hammond, y el de Comercio Internacional, Liam Fox.

Con todo, la primera ministra continúa determinada públicamente a no retrasar el "brexit" y mañana se reunirá con el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, en Bruselas para tratar de conseguir renegociar el acuerdo de salida.

La Cámara de los Comunes instó a la "premier" la pasada semana a volver a la capital belga y convencer a la UE de que elimine la salvaguarda irlandesa incluida en ese documento para así aprobarlo en el Parlamento.

De interés: A dos meses del "brexit", los próximos pasos de un proceso que se complica

May recogió el guante a esta petición y está tratando de conseguir algún arreglo alternativo para la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda antes de su vuelta a Westminster, el próximo día 13 de febrero, cuando tendrá que comparecer de nuevo ante los diputados.