•   Montevideo, Uruguay  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Altos representantes de una docena de países europeos y latinoamericanos dieron este jueves inicio en Montevideo a la primera reunión del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela, que busca una salida a la creciente crisis en ese país.

Encabezada por la alta representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, y el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, la cita se realiza en la Torre Ejecutiva, principal centro administrativo de Uruguay, y se prevé que dure unas tres horas, tras lo cual habrá una rueda de prensa.

La Unión Europea (UE) confía en que el grupo internacional de contacto que ha impulsado para tratar de facilitar una solución a la crisis en Venezuela logre en su primera reunión de hoy en Montevideo un "entendimiento común" entre los países europeos y latinoamericanos que lo configuran.

"El objetivo de esta primera reunión que se celebra a nivel ministerial es construir un entendimiento común sobre la situación en Venezuela", indicó en la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea la portavoz comunitaria de Exteriores, Maja Kocijancic. También se refirió como objetivo a "posibles maneras de ayudar al país a conseguir una solución pacífica y democrática a través de nuevas elecciones presidenciales creíbles, en línea con los estándares internacionales".

La portavoz recordó que el grupo, anunciado el pasado 31 de enero en Bucarest por la representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, tiene unos términos de referencia acordados por los Veintiocho que "limitan su trabajo, al menos en esta fase inicial, a 90 días".

Asistentes a la reunión del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela / EFE"Esto significa que, más allá de esta primera reunión, esperamos más reuniones. Pero tendremos más claridad una vez se celebre la reunión" en Montevideo, comentó sobre este grupo de contacto, que en ningún caso -dijo- pretende tener una función de "mediación".

Tras esa primera fase de trabajo, la UE contempla que el grupo avance a una segunda, en la que contactaría con actores nacionales relevantes de Venezuela para "entender mejor sus expectativas y demandas" sobre las condiciones necesarias para impulsar un "proceso creíble", con vistas a la "celebración inmediata de elecciones libres y justas".

En una tercera y última fase, el grupo de contacto daría "respaldo político a un proceso político creíble de transición", ofrecería recomendaciones y pondría a disposición "asistencia en áreas donde sea necesaria", según el documento con los términos de referencia aprobados por el Consejo de la UE.

Por el momento participan en el grupo la UE como institución y ocho de sus Estados miembros (España, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Portugal, Suecia y el Reino Unido), así como Bolivia, Costa Rica, Ecuador y Uruguay por la parte latinoamericana. No está previsto que, en esta primera fase, lo integren representantes de las autoridades o la oposición venezolanas.