•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Washington, el enviado de Estados Unidos para Venezuela, Elliot Abrams, criticó el jueves al Grupo de Contacto reunido en Montevideo para buscar soluciones a la crisis venezolana, urgiendo a tratar "únicamente" con el "gobierno legítimo" de Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por unos 40 países.

"En lugar de tratar de hablar con (Nicolás) Maduro a través de grupos de contacto o diálogo, hacemos un llamado a los países para que reconozcan a Juan Guaidó y se unan a nosotros para responder a su llamado de asistencia humanitaria internacional inmediata", dijo el diplomático. "El tiempo para dialogar con Maduro ya pasó”.

 ​Diplomáticos de Estados Unidos y España hablan sobre Venezuela y el EI

El grupo de contacto sobre Venezuela llamó este jueves en Montevideo a la convocatoria de elecciones presidenciales "libres, transparentes y creíbles" para alcanzar una solución pacífica "propiamente venezolana" a la crisis. 

 Elliot Abrams. Cortesía/END

Al término de su primera reunión, el grupo de países europeos y latinoamericanos se comprometieron en dos puntos principales: "establecer las garantías necesarias para un proceso electoral creíble en el menor tiempo posible" y "permitir la entrada urgente de asistencia, de acuerdo con los principios internacionales". 

Para cumplir con ambos objetivos, el conjunto de países enviará una misión técnica a Venezuela, según la declaración final del encuentro en la capital uruguaya, leída en conferencia de prensa por el canciller anfitrión, Rodolfo Nin Novoa.

 ​Maduro pide por la paz en carta dirigida al pueblo de Estados Unidos

El despliegue y entrega de asistencia en áreas de necesidad, considerado "urgente", será coordinado con Acnur, la Agencia de la ONU para los  Refugiados.

En pos de sus resoluciones iniciales, el grupo de contacto internacional informó que establecerá conversaciones con ambas partes de la puja de poder en Venezuela y con socios regionales.

Nicolás Maduro. EFE/END

Anunció además que los representantes de los países miembros de grupo volverán a reunirse a principios de marzo para examinar los avances.

Entre los participantes, México y Bolivia se abstuvieron de firmar la declaración. 

Consultado al respecto, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, dijo que el país "no puede (apoyar el llamado a elecciones) por mandato constitucional, que le impide la injerencia política interior de otros países".

 “En Venezuela hay dos sistemas,no dos presidentes”

Bolivia, en tanto, planteó el pedido de la suspensión de sanciones económicas a Venezuela, según Ebrard.

A la reunión, en la que la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, ofició de coanfitriona con el canciller de Uruguay, asistieron también los de México, Bolivia, Costa Rica y Ecuador, así como sus pares de España, Suecia e Italia. Participaron además funcionarios de Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda y Portugal.

Militares de EE. UU.

En Washington, un alto militar estadounidense dijo el jueves que la situación en Venezuela es "grave" y aseguró que las fuerzas armadas de Estados Unidos están preparadas para proteger a sus diplomáticos e instalaciones en el país "si es necesario".

 México no se suma al Grupo de Contacto y rechaza la injerencia en Venezuela

El almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur estadounidense, que abarca América Central, Sudamérica y el Caribe, señaló que los soldados venezolanos se están muriendo de hambre y que Washington está atento a señales de un quiebre en la lealtad al mandatario Nicolás Maduro, a quien el gobierno de Donald Trump considera un "dictador".

"La situación en Venezuela es grave", dijo Faller, durante una audiencia en el Comité de Servicios Armados del Senado.

"El gobierno ilegítimo de Maduro mata de hambre a su gente, usando la comida como un arma, mientras que los generales corruptos son recompensados con el dinero del narcotráfico, las ganancias del petróleo y las empresas, todo a expensas de la población y de las filas militares", añadió.

Y señaló: "Mientras Rusia, Cuba y China apoyan la dictadura de Maduro, el resto del mundo está unido. El Comando Sur está apoyando los esfuerzos diplomáticos y estamos preparados para proteger al personal y las instalaciones diplomáticas de Estados Unidos si es necesario".

 ​​Maduro acusa a EEUU de impulsar invasión con falsa excusa de crisis humanitaria

El gobierno de Trump fue uno de los primeros en reconocer al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, el 23 de enero, e impulsa junto con otros países la salida del poder de Maduro, a quien le advirtió que "todas las opciones están sobre la mesa" si recurre a la fuerza.

Juan Guaidó. EFE/END

Faller llamó a los militares venezolanos una "fuerza degradada", pero que "sigue siendo leal a Maduro y eso la hace peligrosa".

Rusia habla de invasión

En Moscú, el Ministerio de Asuntos Exteriores denunció el jueves que Estados Unidos prepara un cambio de régimen violento en Venezuela con la tapadera de una operación humanitaria.

"Aquí no hablamos de democracia. Nadie se propone su restauración, buscan un cambio de régimen en Venezuela", dijo en rueda de prensa la portavoz de Asuntos Exteriores, María Zajárova.

 ​​Estados Unidos urge a tratar únicamente con gobierno legítimo de Guaidó

Zajárova subrayó que, "a la vista de la actividad de las delegaciones militares estadounidenses que inundan literalmente la región últimamente, se está llevando a cabo una preparación detallada de una variante de cambio de régimen por la fuerza, que incluye el apoyo logístico".

Destacó que en territorio colombiano, concretamente en las zonas fronterizas con Venezuela, "se está creando un puesto de mando único para la llamada operación humanitaria y, si llamamos a las cosas por su nombre, simplemente intervención humanitaria".

 Aviones con ayuda humanitaria para Venezuela ya están en Colombia

"La situación en Venezuela sigue siendo muy preocupante. De Washington siguen llegando señales sobre un posible apoyo a un escenario militar con el fin de derrocar a las autoridades legítimas, con el apoyo a una invasión militar. Sobre ello hablan en la Casa Blanca", aseveró la funcionaria rusa.