Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

BOGOTÁ /AFP
Medio centenar de militares resultaron ilesos este domingo de un ataque con rocket que no alcanzó a impactar la aeronave en la que se encontraban en tierra, informó el comandante de la Fuerza Aérea de Colombia (FAC), general Jorge Ballesteros.

El ataque, cuyos autores no fueron identificados, ocurrió en el aeropuerto Benito Salas de Neiva (325 kilómetros al suroeste de Bogotá), cuando un avión Hércules, de la FAC, con los uniformados a bordo se disponía a despegar.

“Aparentemente, el rocket fue lanzado desde el otro lado de la pista”, explicó Ballesteros en declaraciones a la radio privada Caracol.

Por su parte, Eliseo Motta, Secretario de Gobierno del departamento del Huila, cuya capital es Neiva, dijo que el rocket era de bajo poder y explotó a unos 50 metros de la aeronave.

“Afortunadamente el artefacto no logró su objetivo, pero hubiera causado daños de haber impactado la nave”, añadió el funcionario en declaraciones al telenoticiero Caracol.

Explicó además que al parecer el cohete fue lanzado desde una cancha de fútbol aledaña al aeropuerto.

La ciudad de Neiva ha sido escenario este año de varios ataques de la guerrilla marxista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que han atentado en varias ocasiones contra la alcaldesa de la ciudad, Cielo González.

La explosión del artefacto se escuchó en un vasto sector de Neiva y las operaciones en el aeropuerto fueron suspendidas por seguridad.

El 15 de febrero de 2003 estalló cerca del mismo aeropuerto un polvorín de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cuando la policía revisaba una casa donde estaba oculto, y en el hecho murieron 15 personas.

En otro incidente, el 22 de abril de 2005, las autoridades descubrieron en un barrio vecino al aeropuerto de Neiva un cohete que apuntaba a la pista y varias granadas, minutos antes de que aterrizara el avión del presidente colombiano, Álvaro Uribe.